hello world!
Published: 12 junio, 2021

Arritmias ¿Cómo late tu corazón?

La fibrilación auricular es la arritmia más frecuente y afecta a unos 650.000 españoles.

Las arritmias son una de las enfermedades del corazón más frecuentes entre la población de edad avanzada. La arritmia sucede cuando el corazón deja de latir de forma rítmica y se descontrola latiendo de forma irregular.

Los latidos del corazón se producen por impulsos eléctricos que hacen que las aurículas y los ventrículos se contraigan. Cuando se presenta algún problema relacionado con el impulso eléctrico, aparecen las arritmias.

Tipos de arritmias

Podemos clasificar las arritmias cardíacas de tres formas diferentes:

Según si afectan a las aurículas o a los ventrículos hablaremos de fibrilación auricular o fibrilación ventricular. La primera de ellas es la más frecuente (90% de los casos) y la segunda tiene un pronóstico bastante negativo.

Según la frecuencia cardíaca, tenemos taquicardias o bradicardia. La frecuencia cardiaca normal oscila entre 60 y 100 latidos por minuto. Por encima de esta cifra se trata de una taquicardia (arritmia rápida) y por debajo de bradicardia (arritmia lenta).

Según su forma de presentación, pueden ser crónicas o permanentes o bien paroxísticas cuando se presentan en casos puntuales por circunstancias excepcionales.

Síntomas de las arritmias

Los síntomas más frecuentes que nos alertan de la aparición de una arritmia cardíaca son:

  • Palpitaciones
  • Mareos
  • Síncope o desmayo
  • Dolor torácico
  • Disnea o dificultad para respirar
  • Cansancio y/o fatiga

No obstante, en algunas personas pueden pasar totalmente desapercibidas y el hallazgo es casual cuando acuden al médico por cualquier otro motivo.

¿Cómo late tu corazón? Las arritmias-2

¿Cómo se diagnostican las arritmias?

Cuando hay sospecha de una arritmia, es necesario comprobar la actividad eléctrica del corazón y eso se hace mediante un electrocardiograma.

El electrocardiograma registra los impulsos eléctricos del corazón y permite conocer si en ese momento hay una arritmia. El problema es cuando a pesar de no detectarse la arritmia la clínica, es decir, los síntomas que manifiesta el paciente indican que puede haber estado padeciendo arritmias.

En ese caso se coloca durante uno o varios días, un dispositivo llamado Holter que funciona igual que un electrocardiograma y va registrando constantemente la actividad cardiaca.

Si las arritmias se producen cuando se realiza actividad física, se indicará una prueba de esfuerzo que consiste en caminar a distinta velocidad en una cinta mientras se va realizando un electrocardiograma.

¿Qué tratamientos hay para las arritmias?

Dependiendo del tipo de arritmia y de la afectación en la calidad de vida del paciente, existen distintas opciones. Para las taquicardias se utiliza la cardioversión farmacológica que consiste en la administración de uno o varios fármacos para recuperar el ritmo normal. Si no se consigue se recurre a cardioversión eléctrica o descarga eléctrica con la misma finalidad de recuperar el ritmo normal. Si estas dos técnicas no funcionan y persiste la arritmia, los pacientes seguirán con un tratamiento farmacológico para controlar la frecuencia cardiaca. Y en los casos más graves se puede recurrir a la ablación, una cirugía que consiste en provocar pequeñas quemaduras con corrientes eléctricas para anular la zona responsable de la arritmia. En el caso de las bradicardias, se suele colocar un marcapasos.

Complicaciones de las arritmias

En nuestro país, los últimos estudios indican que en población mayor de 40 años, la incidencia de fibrilación auricular (FA), la arritmia más frecuente, está por encima del 4%.  Este porcentaje se eleva al 5% en mayores de 50 años y al 8% en los mayores de 80 años. La prevalencia y la incidencia van aumentando principalmente por el envejecimiento de la población y el aumento de los factores de riesgo cardiovascular. Actualmente, unos 650.000 españoles viven con FA.

La fibrilación auricular está detrás de alrededor del 35% de los ictus o accidentes cerebrovasculares, por lo que cuando a una persona se le diagnostica una FA, lo más importante es la prevención (tanto farmacológica con anticoagulantes, como de hábitos de vida) para evitar estos episodios.

Cómo prevenir las arritmias, ¡toma nota!

  • Vida sana: sigue una dieta variada y equilibrada y realiza actividad física de forma habitual.
  • Evita el tabaco y el alcohol
  • Mantén tu peso a raya y vigila tu índice de masa corporal y los niveles de colesterol. La obesidad provoca diabetes y ésta a su vez aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Tómate la tensión con regularidad.
  • Si has padecido angina de pecho o infarto de miocardio, sigue estrictamente estos consejos y todas las indicaciones de tu médico.

Deja una respuesta

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram