Carrito

Hoy es el día Mundial de la Columna Vertebral, el dolor de espalda es una de las principales condiciones que causan discapacidad entre los adultos mayores de 60 años. Si bien la mayoría de las causas de dolor de espalda entre los adultos mayores son inespecíficas, las personas de avanzada edad son propensas a desarrollar ciertas patologías de espalda. Este dolor es complejo y puede estar relacionado con varios factores: la columna ósea, los discos entre las vértebras, los ligamentos alrededor de la columna vertebral, la médula espinal y los nervios, los músculos, los órganos internos abdominales y pélvicos o incluso, la piel.

Causas

  1. Cambios degenerativos en los discos y articulaciones: la pérdida de humedad y resistencia puede hacer que los discos sean menos efectivos como amortiguadores.
  2. Estenosis espinal: el canal a través del cual pasa la médula espinal puede estrecharse debido a la degeneración del disco, ligamentos engrosados o articulaciones facetarias artríticas (generalmente en la parte baja de la espalda).
  3. Espondilolistesis: una vértebra espinal puede deslizarse hacia adelante sobre la vértebra a continuación.
  4. Curvatura anormal de la columna: si la columna se curva de una manera inusual, puede provocar dolor de espalda. Un ejemplo es la escoliosis, en la que la columna vertebral se curva hacia un lado.
  5. Osteoporosis: los huesos, incluidas las vértebras de la columna vertebral, se vuelven frágiles y porosos, lo que aumenta la probabilidad de fracturas por compresión.
  6. Problemas renales: los cálculos renales o la infección renal pueden causar dolor de espalda.
  7. Movimiento y postura: el dolor de espalda también puede ser el resultado de algunas actividades cotidianas o una mala postura.

Existen diversas formas de aliviar el dolor de espalda, aunque todas ellas deben ser recomendadas por un médico según el estado de la columna vertebral de cada uno, estas son las más recurrentes:

  1. La actividad física.
  2. La fisioterapia.
  3. La aplicación de frío y/o calor.
  4. El buen descanso.

Prevención:

Las dos formas principales para prevenir el dolor de espalda son:

  1. Fortaleciendo a través de ejercicios del núcleo trabajan los músculos abdominales y de la espalda, ayudando a fortalecer los músculos que protegen la espalda.
  2. Trabajando la elasticidad de la zona, esto tiene como objetivo mejorar la flexibilidad central, incluida la columna vertebral, las caderas y la parte superior de las piernas.

 

Fuente: https://www.fisioterapia-online.com/videos/mantener-la-movilidad-de-la-columna-vertebral-en-personas-mayores

Carina Sagrado

Carina Sagrado

Estudiante de Publicidad, Relaciones Públicas y Marketing en la facultad de Blanquerna - Universitat Ramon Llull (Barcelona)

Leave a Reply