hello world!
Published: 20 abril, 2021

¿Cómo tutelar las finanzas de un familiar para evitar problemas?

Hoy en día existen posibilidades para gestionar los papeles y trámites cuando un familiar directo ya no puede. Se permite llevar el día a día de facturas sin tener que llegar hasta un procedimiento de incapacitación judicial.

A medida que avanza el deterioro cognitivo a raíz del Alzheimer u otras enfermedades, podemos ver como familiares directos tuyos se van incapacitando paulatinamente hasta no pueden gestionar asuntos tales como los gastos de la casa, la luz, el gas, el teléfono o la pensión entre otras. Se les va anulando las capacidades que les permite estar al tanto de estos temas y, son muchos los casos en los que no se sabe actuar ante este tipo de situación.  Por eso, hoy te explicamos los instrumentos legales que puedes utilizar para proteger a las personas que pudieran encontrarse en esta circunstancia y anteponerte a posibles inconvenientes o problemas que pudieran darse sin previo aviso.

Mientras tu familiar mantenga la capacidad de tomar decisiones razonadas es más fácil firmar el acuerdo de tutela. Por eso, es mejor firmar los documentos cuando el deterioro cognitivo no sea muy pronunciado. Si tu padre, madre u otro familiar directo está en esta fase, existen las siguientes posibilidades

  • Poderes generales preventivos

Por ejemplo, tu padre te designa para que actúes representando tus intereses. Por lo tanto, puede fijar el control, ya que deja estipulado qué es lo que puedes y lo que no puedes gestionar. Y también dejar dichas las causas por las cuales se extinguirá este poder, el cual tiene eficacia mientras vive tu padre y se extingue con su fallecimiento.

  • Qué se permite

En los poderes generales preventivos se simplifican y abaratan notablemente tu actuación como representante jurídico y económico. Con este documento podrás gestionar el patrimonio de tu padre o madre sin tener que acudir a un procedimiento de incapacitación judicial. Sin embargo, en caso de que otro pariente pidiese la incapacitación, el juez sería quien decidiría si se mantiene la validez del poder preventivo o la anula. El precio estimado es de 130 euros aproximadamente y se hace en el notario.

Con la autotutela eres nombrado por tu padre o madre como tutor legal. En ese momento pasarás a ser el cuidador de esa persona y administrador de sus bienes. Aunque has de tener en cuenta que tu padre o madre siempre podrá revocar este documento si lo ve conveniente o si quiere que otra persona se ocupe de gestionar sus finanzas.  Esto se utiliza cuando hay un diagnóstico de Alzheimer u otra enfermedad degenerativa en el que se prevea un deterioro progresivo. El documento cuesta unos 60 euros  en el notario, tiene eficacia en vida y se extingue con la muerte de tu familiar.

  • Diferencias entre los poderes preventivos y la autotutela

En la autotutela, el tutor necesita autorización judicial para los actos  de disposición del patrimonio, mientas  que no ocurre con el apoderado en el poder preventivo.

Como tutor puedes tomar decisiones sobre la esfera patrimonial y personal de tu familiar, como por ejemplo, establecer su vivienda habitual o su ingreso en una residencia, mientras que en el apoderado solo puede actuar en la esfera patrimonial.

Por lo tanto, lo mejor es otorgar ambas escrituras, de forma que, puedas decidir cuál es la más conveniente a utilizar según el caso concreto.

El documento de Testamento Vital, declara instrucciones para la realización de los tratamientos médicos. Es beneficioso que registres el testamento vital de tu familiar de forma que queda ser recogido en su historial clínico de la Sanidad Pública para facilitar a lo médicos el reconocimiento y el respeto de su voluntad.

  • Qué permite

Esto permite recoger las instrucciones necesarias para aceptar o rechazar determinados procedimientos terapéuticos. Además permite que tu madre o padre pueda designarte como interlocutor con el médico el equipo sanitario. También se puede especificar si quieres que tu familiar sea atendido en casa o en el hospital, recibir asistencia religiosa o no, rechazar o garantizar una autopsia, entre otras cosas. Se puede pedir hasta la pérdida de la capacidad de decisión con un coste de 66 euros si se hace en el notario. Este es un documento privado firmado ante tres testigos que no tengan relación de parentesco.

  • Que pasa cuando ya no pueda tomar decisiones

Si tu familiar ya no puede tomar decisiones razonadas, es el momento de la incapacitación judicial iniciando el trámite a petición del cónyuge o los descendientes, ascendientes, hermanos o el Ministerio Fiscal.

  • Qué permite

Si te encuentras en la situación en el que tu familiar no haya firmado unos poder preventivos o una autotutela, puedes recurrir a la incapacitación. De esta manera, mediante un procedimiento judicial, el juez sentenciará quién será el autor de tu familiar. La sentencia determinará también la extensión y los límites de su incapacitación. Aunque hay que intentar evitar llegar a este punto porque es emocionalmente duro y económicamente caro, pero puede ser la última alternativa para proteger a tu familiar de sus propias decisiones. En la incapacitación el tutor queda bajo vigilancia del fiscal y el control del juez. Al ser un proceso judicial es caro, entre 1.000 y 2.000 euros y se solicita en el juzgado.

Deja una respuesta

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram