hello world!
Published: 6 febrero, 2019

¿Qué es la disfunción eréctil y cómo se relaciona con el corazón?

No es raro que todos los hombres en algún momento de su vida sufran un problema de erección, popularmente denominado “gatillazo o impotencia”. Pero cuando hablamos de disfunción eréctil nos referimos a un trastorno de la erección que no es puntual sino que persiste en el tiempo y puede tener relación con enfermedades del corazón.

Así pues, la disfunción eréctil es la incapacidad de obtener y mantener una erección que posibilite una relación sexual satisfactoria. Afecta a la mitad de los hombres entre los 40 y los 70 años. En el 90% de los casos el origen es orgánico y el 10% restante se debe a factores psicológicos y/o emocionales.

La afectación en la calidad de vida es significativa ya que conlleva vergüenza, baja autoestima y ansiedad e imposibilidad de tener hijos de forma natural. Además, como no se alcanza una vida sexual satisfactoria, pueden surgir problemas de pareja. Pero también puede ser un síntoma de enfermedad cardíaca por lo que hay que siempre hay que buscar atención médica.

Signos de la disfunción eréctil

Aparte del síntoma más significativo que es la imposibilidad de conseguir una erección y de mantenerla con suficiente firmeza, también se sospecha de disfunción eréctil cuando disminuyen las erecciones espontáneas por la mañana o son menos rígidas; se alcanza el clímax más rápido o con una erección incompleta; o si se pierde la erección al cambiar de postura.

¿Cuáles son las causas de la disfunción eréctil?

Como ya hemos visto, los factores orgánicos o físicos son la causa más frecuente de disfunción eréctil. Entre ellos destacan:

  • Los factores cardiovasculares: enfermedad cardíaca, aterosclerosis, diabetes, niveles altos de colesterol, hipertensión, obesidad y síndrome metabólico. Estos trastornos deterioran los vasos sanguíneos y disminuyen la circulación lo que dificulta la llegada de la sangre al pene.
  • Enfermedades como el Parkinson o la esclerosis múltiple.
  • El consumo de ciertos medicamentos (antidepresivos, antihistamínicos y antihipertensivos, para el dolor).
  • El abuso del alcohol, el tabaco y otras sustancias.
  • Problemas de próstata o haberse sometido a tratamientos contra el cáncer de próstata.
  • Operaciones o lesiones que afecten a la zona pélvica o en la médula espinal.

En cuanto a las causas psicológicas que pueden disminuir la excitación sexual provocando la aparición de la disfunción eréctil, encontramos:

  • El estrés y la ansiedad, la tensión y el nerviosismo; o el miedo a que si ha habido un “gatillazo” se vuelva a repetir.
  • La depresión y otros trastornos de la salud mental.
  • Los problemas de pareja por falta de comunicación.

Disfunción eréctil y corazón, ¿por qué están relacionados?

La disfunción eréctil y las enfermedades coronarias comparten tanto los factores de riesgo como los mecanismos que las desencadenan. Es decir, que en ambos casos, la enfermedad se produce por la obstrucción de las arterias y la falta de riego sanguíneo provocada por la diabetes, la hipertensión, la obesidad, la hipercolesterolemia, etc.

Por este motivo se dice que la disfunción eréctil puede ser una de las primeras señales de la enfermedad cardíaca. Y esta relación es especialmente significativa en varones menores de 50 años. En cambio, por encima de los 70, la disfunción eréctil ya no está tan relacionada con las patologías coronarias.

¿Qué tratamientos hay para la disfunción eréctil?

En primer lugar hay que comprobar si se padece alguna otra enfermedad antes de iniciar un tratamiento. Y según la causa de la disfunción eréctil y si hay o no otras enfermedades el médico decidirá el mejor tratamiento para tu caso.

Existen medicamentos orales como las conocidas “pastilla azules” o Viagra. Existen diferentes fármacos comercializados que actúan de la misma manera, relajando los músculos del pene para que aumente la llegada de sangre lo que permitirá alcanzar la erección ante una estimulación sexual.

También se puede recurrir a autoinyecciones de un fármaco en la base del pene. Con cada inyección se consigue una erección que durará entorno a una hora. Otra opción son los supositorios uretrales que mediante un aplicador especial se introducen en la uretra peniana y logran una erección a los 10 minutos.

Cuando la disfunción eréctil se debe a la presencia de niveles bajos de testosterona, se puede indicar una terapia de reemplazo de esta hormona.

Finalmente, existen métodos más invasivos como la bomba peniana o los implantes. La bomba peniana consiste en un tubo hueco que se coloca sobre el pene y mediante una bomba se aspira el aire hacia fuera, haciendo un efecto vacío. Una vez conseguida la erección se coloca un anillo en la base del pene para retener la sangre y mantenerlo firme y se retira el tubo.

Los implantes penianos son dos dispositivos inflables en forma de barras flexibles que se implantan a ambos lados del pene y permiten controlar totalmente la erección.

Por otro lado, sea cual sea la causa de la disfunción eréctil es bueno contar con el apoyo de la pareja y si es necesario, acudir a un psicólogo o terapeuta de pareja que pueda ayudarte a afrontar tus miedos e inseguridades.

Deja una respuesta

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram