Carrito

En el siguiente artículo os comentaremos algunas causas y cómo combatir el insomnio cambiando pequeños hábitos. El insomnio es el trastorno del sueño que más afecta a la población mundial. En España se estima que un 28% de la población se medica o utiliza calmantes de algún tipo para poder conciliar el sueño, y este es un trastorno cada vez más frecuente. La Sociedad Española de Neurología (SEN) asegura que los adultos mayores que no consiguen conciliar el sueño padecen algún trastorno de sueño crónico o grave.

Es muy importante un buen descanso ya que si no se descansa bien, se es más propenso a contraer otras enfermedades y estar más débil en aspectos generales. Es importante que si no se descansa bien se consulte un psicólogo para tratar el problema, ya que tiende a agravarse con el tiempo. Al parecer, menos de un tercio de las personas que padecen insomnio buscan ayuda de un profesional.

 

Factores que provocan el insomnio

A continuación, vamos a enumerar algunos de los hábitos y causas más comunes por los que podrías estar padeciendo insomnio y así puedas evitarlos.

  1. Hacer actividad física poco antes de ir a dormir. El deporte a partir de las ocho de la tarde puede contribuir a que nos resulte más difícil conciliar el sueño, no quiere decir que durante el día no sea beneficioso, es más el deporte durante el día nos cansa y por lo tanto nos ayudará a descansar mejor. Esto es debido a que genera endorfinas que hacen que nos cueste conciliar el sueño de forma rápida.
  2. Pasar mucho tiempo en la cama realizando actividades o trabajando. Esto se debe a la asociación que deberíamos hacer de la cama con el descanso. Si trabajamos acostados en la cama o pasamos muchas horas del día en ella, nos costará mucho conciliar el sueño cuando toque dormir.
  3. Ver pantallas antes de irse a dormir. La luz artificial del ordenador, la televisión o el móvil pueden desencadenar trastornos del sueño ya que nuestro cerebro la asocia con la luz del día porque generan el mismo espectro de luz. Esta exposición durante la noche engaña a nuestro cerebro y puede hacer que nuestro cuerpo se comporte como si fuese de día.
  4. Clima muy frío. Es importante aclimatar la habitación en la que se duerme ya que un clima muy frío puede contribuir al insomnio y no solo eso, también podría causar catarros, resfriados y dolores de garganta. El aire acondicionado debería usarse antes para crear un clima agradable y sino es preferible el uso de ventiladores de techo o eléctricos.
  5. Digestión pesada. Comer mucho antes de ir a dormir provoca una digestión pesada que hace que nos cueste más conciliar el sueño y además contribuye a la posibilidad de que nos de un corte de digestión mientras dormimos y nos encontremos mal. Deberíamos tener una alimentación más ligera pasadas las seis de la tarde.
  6. Siestas contraproducentes. Dormir siestas muy largas puede provocar insomnio por las noches, la relación perfecta entre poder tener un buen descanso y una siesta reparadora está en dormir siestas de 30 minutos.
  7. Tomar mucha cafeína. El exceso de cafeína en sangre puede alterarnos y aumentar el estrés. La cafeína y la teína son algunos de los alimentos que más insomnio provocan en la población. No es aconsejable tomar mucho café durante el día.
  8. Enfermedades. También existen algunas enfermedades que afectan nuestro descanso aunque la mayoría son de plano psicológico, también hay enfermedades orgánicas que alteran el sueño.
  9. La postura que se adopta para dormir. La postura a la hora de dormir también es un factor que condiciona el sueño. Pincha aquí para ver nuestro artículo sobre cuál es la mejor postura para dormir.

Trucos para evitar el insomnio

Estos son algunas de las maneras sobre cómo podemos combatir el insomnio.

  1. Establecer una rutina de sueño. Establecer una hora de levantarse y una hora de acostarse hará que nuestro cuerpo se acostumbre y que nos sea más fácil dormir.
  2. Crear un ambiente relajado en la estancia. Un espacio ordenado, sin ruidos ni luz externa nos ayudará a relajarnos más fácilmente y contribuirá a nuestro descanso.
  3. Meditar antes de acostarse. Meditar tiene muchos beneficios, hacerlo antes de acostarnos y cuando estamos estresados nos ayudará a calmar la mente y a conciliar el sueño.
  4. No ver pantallas 1 hora antes de acostarse. Es recomendable evitar las pantallas durante una hora antes de acostarse, leer o una ducha de agua templada ayudarán a un mejor descanso.
  5. Siesta de 30 minutos. Este es un factor importante, no dormir siestas de más de 30 minutos nos ayudará a combatir el insomnio.
  6. No tomar café después de las 6 de la tarde. Como hemos mencionado, la cafeína altera nuestro sueño, recomendamos no tomar café después de las 6 de la tarde. Para el insomnio ocasional existen infusiones que pueden ayudar a evitarlo.

 

 

 

Carina Sagrado

Carina Sagrado

Estudiante de Publicidad, Relaciones Públicas y Marketing en la facultad de Blanquerna - Universitat Ramon Llull (Barcelona)

Leave a Reply