fbpx

Carrito

¿Hay un tabú al hablar de sexualidad en gente senior? Es cierto que se presentan cambios fisiológicos que se dan cuando nos hacemos mayores, pero hay muchos mitos que giran alrededor de esta tema. Hay aspectos que quedan escondidos y de los cuales se habla poco o prácticamente no se habla.

 

La vejez y la sexualidad

Imagínese que durante una visita al médico el doctor le pregunta si usted mantiene relaciones sexuales satisfactorias. ¿Qué pensaría? ¿Cuál sería su reacción? ¿Mentiría? O por ejemplo al recibir el alta después de un tiempo largo en el hospital por una fractura de una articulación, en su informe pusiera que usted goza de una sexualidad con plenitud. Probablemente, no solo le sorprendería, sino que quizás podría llegar a ofenderse y considerar tal dato fuera de lugar. En cambio, en casi todos los informes clínicos se ven los antecedentes y otros datos más o menos relevantes del paciente.

El tema de la sexualidad a causa de una influencia histórica, cultural y social, es tan tabú que a menudo también queda fuera de los límites clínicos. Es decir, se contempla poco, y cuando se hace, casi siempre es de forma «oculta». Visto así, es normal que mucha gente viva la sexualidad des de la vergüenza, el tabú, la ignorancia, incluso a veces el medio…Y si hablamos de la gente mayor, aún es más normal que se instale el silencio y el prejuicio.

Falsos mitos vs realidad

La sexualidad en la vejez está lleno de mitos y creencias, pero la influencia histórica, la realidad social y la práctica clínica, ayudan a que los tabúes se mantengan y que las personas adopten actitudes intimistas, difícilmente visibles. La sociedad cree que a partir de cierta edad se pierde el interés sexual de forma progresiva pero esto no es cierto. El deseo sexual sigue estable a lo largo del tiempo y independientemente del sexo, forma parte de nosotros. Sin embargo, la actividad sexual está condicionada por factores como la salud física y mental o la existencia de una pareja activa. No se trata de tener un vida sexual igual que en la juventud, sino de intensificar la relación de cariño entre la pareja y mantener la capacidad de disfrutar. También muchas veces se ha llegado a decir que incluso es nociva para las personas mayores. Este mito es totalmente contrario a la realidad. La práctica sexual es muy beneficiosa para la salud física y mental a cualquier edad. La autovaloración y la felicidad son factores muy importantes para disfrutar de una buena calidad de vida en la tercera edad. La práctica sexual ayuda a nuestros mayores a que se sientan mejor, aumenten su autoestima, eliminen el dolor o regulen el sueño. Además de todos los beneficios dichos anteriormente, el placer ayuda a la activación del sistema inmunitario y a mejora el clima de las relaciones interpersonales.

Comentarios

comentarios

Leave a Reply