Carrito

En relación a la Dirección por Valores, hay un aspecto de suma importancia y del que se habla poco, que es el Valor de la Experiencia. Este es un tema capital, y más con una situación demográfica descompensada que está generando un incremento considerable de los llamados “Seniors” en las organizaciones o los llamados «Baby boomers» y «Generación X». El ámbito de este fenómeno trasciende la propia empresa, y se convierte en un problema de tipo social, dado que estamos empeñados en expulsar a todas estas personas del mercado laboral. Aclaro que cuando digo “expulsar”, no sólo me refiero a las personas que directamente dejan de estar en la rueda productiva (despido o jubilación en cualquiera de sus formas), sino también me refiero a aquellas personas que estando activas en una Organización, son arrinconadas o apartadas consciente o inconscientemente, de los centros de decisión sólo por su fecha de nacimiento.

Esta situación, que como digo tiene además derivadas económicas y sociales, está haciendo que la Experiencia se vaya quedando por el camino, se pierda el legado que muchas personas han trabajado duramente a lo largo de muchos años. Es evidente, y lo comentaba en el pasado post, que la aceleración producida por los cambios tecnológicos, la digitalización, la Inteligencia Artificial, etc, está dejando caducos muchos paradigmas del management a una velocidad endiablada, y eso no sólo es bueno por lo que supone de innovación y de hacernos salir de la zona de confort, sino que es imposible de detener. Es obvio que no se puede ni se debe ir contra corriente del mercado. El Senior debe coger la mejor ola, y surfear con pericia y con positividad.

Pero es un error de gran magnitud dejar perder toda la Experiencia por el desagüe de la compañía, como si fuera un desperdicio del que se puede prescindir. En la Experiencia no sólo están conocimientos, sino especialmente Cultura Corporativa, Valores, Aprendizajes que son consecuencia de la suma de muchas situaciones vividas y sobre las que se han aplicado recetas, unas exitosas, otras no tanto, y son consecuencia de haber conocido y tratado a multitud de Personas y haber tejido relaciones en base a valores afines. Y es ahí precisamente donde radica su Valor, ya que todo ello ha servido para hacer del Manager lo que es hoy y haber llegado donde está. Hay que reflexionar seriamente sobre este tema y no sólo mantener a los Seniors en la Organización porque la curva demográfica y la escasez de cotizantes así lo exige, sino también y sobre todo porque son un activo de un Valor incalculable, que es patrimonio de la Organización, y que las nuevas generaciones deben conocer y respetar.

Se habla de emprender, de reinventarse, etc….no entraré a valorar cada una de estas palabras que se han puesto de moda casi como un «mantra». Lo importante es poner en práctica esta transmisión, y hay herramientas como por ejemplo los equipos multidisciplinares (el llamado método Agile), que confiere al grupo transversalidad de roles, culturas y generaciones, convirtiéndose indirectamente en un método de mentoring inverso, y siendo hoy en día una forma natural de poner al servicio de la Organización, los valores de todas y cada una de la Personas. La compañía debe planificar a conciencia esa etapa profesional y ofrecer funciones que motiven, tengan en consideración al profesional que tiene una actitud positiva y tratarla como una etapa más de su desarrollo personal.

Y hay que hacerlo con respeto y consideración, que deben ser valores intrínsecos en la compañía, que deben empapar a toda la Organización y formar parte de la Cultura de manera innegociable. La consideración por los Seniors, es un Valor de la Organización, para la Organización, y una deuda de respeto por todas las Personas que han construido lo que hoy es la Empresa y una parte de la Sociedad.

 

Alberto Trallero

Alberto Trallero

Manager de  52 años con 28 años de experiencia en el Sector Servicios, tanto en entornos multinacionales como en Pymes, en funciones de Director General, Director Comercial y Director de Proyectos. He liderado proyectos en organizaciones como Deutsche Bank, Axa Winterthur y Aegon Vida Inversión, entre otras. Actualmente soy el Director de Desarrollo de Negocio de CaixaBank Business Intelligence. Fundé mi propia consultora Optima Management, enfocada a proyectos de Estrategia y Organización. Colaboro con la Universitat Abat Oliba en el Tema de Valores y formo parte del Jurado del certamen anual BCN Thinking Challenge en la misma Universidad. Diplomado en Ciencias Empresariales por la UB, PDD IESE y Máster en Dirección Comercial y Marketing por ESADE. Lancé el proyecto Apadrina un Amigo para ayudar a encontrar trabajo a las personas mayores de 45 años en paro a través de redes de networking, otro de los grandes valores añadidos del profesional senior.

Leave a Reply