Carrito

¿Qué es la lágrima y para qué sirve?

La lágrima es una película fluida que recubre la córnea y la conjuntiva con la función de:

  • evitar la sequedad corneal
  • mantener la agudeza visual
  • oxigenación de la superficie ocular
  • Barrera protectora contra infecciones (por su contenido en inmunogllobulina A, lactoferrina y lisozimas).

¿Cuál es la composición de la lágrima?

La lágrima tiene 3 capas:

  • la más externa de contenido lipídico
  • una intermedia de contenido acuoso (90 % de la lágrima)
  • la capa que está en contacto con la córnea es de mucina

Cada componente tiene su función. Los lípidos ayudan a evitar que la película lagrimal se evapore demasiado rápido y aumentan la lubricación. La mucina ayuda a fijar y propagar las lágrimas a través de la superficie del ojo.

¿Cómo saber si la lágrima está alterada?

La osmolaridad (concentración total de sustancias en un disolvente) de la lágrima en condiciones normales es 302 ± 9.7 mOsm/L, es un dato clave para saber si la lágrima está alterada o no.

El síndrome del ojo seco

La alteración lagrimal más común es la conocida como “Síndrome del ojo seco”.

El ojo seco es una enfermedad multifactorial de la lágrima y de la superficie ocular que se manifiesta con molestias, alteraciones de la visión e inestabilidad de la película lagrimal que puede provocar daño en la superficie ocular.

Normalmente afecta de forma bilateral y crónica. Se acompaña de aumento de osmolaridad de película lagrimal e inflamación de la superficie ocular (Tomlinson et al., 2006).

Al desestabilizarse la película lagrimal se deseca el epitelio corneal (la capa más externa de la córnea) y la mucina no se fija bien, por tanto, el agua es repelida por la superficie corneal afectada, aumentando la evaporación de la lágrima y generando mayor exposición directa de la superficie ocular al aire.

Síntomas del ojo seco

Cuando esto se produce, se empiezan a manifestar los síntomas:

  • picor ocular
  • sensación de cuerpo extraño
  • prurito
  • visión borrosa
  • disminución de la visión
  • sequedad
  • fotofobia
  • fatiga ocular
  • ojo rojo.

Factores externos que empeoran la sequedad ocular

Estos síntomas empeoran:

  • en ambientes secos (con calefacciones o aires acondicionados),
  • con exceso de contaminación o polinización (la lágrima no es capaz de diluir y eliminar correctamente las partículas que flotan en el aire y, por tanto, se quedan en la conjuntiva produciendo irritación),
  • con el uso continuado de dispositivos digitales (disminuye el parpadeo y provoca mayor evaporación de la lágrima),
  • con el uso de lentes de contacto (disminuye la oxigenación y altera el equilibrio de la lágrima)
  • en la menopausia
  • con enfermedades sistémicas o auto-inmunes
  • tras una cirugía ocular refractiva o de cataratas.

¿Qué son las lágrimas artificiales?

Las lágrimas artificiales son un colirio lubricante que alivia la sequedad ocular, intentando reemplazar el defecto de secreción lagrimal.

Tipos de lágrimas artificiales:

Existen diferentes tipos de lágrimas en función de su composición. Su principal componente son los humectantes, siendo la más conocida el ácido hialurónico.

Las monodosis no tienen conservantes y eso disminuye cualquier posible toxicidad de los mismos.

Si bien en las farmacias pueden adquirirse lágrimas artificiales sin prescripción médica, es conveniente que sea un oftalmólogo quien prescriba el tratamiento más adecuado en cada paciente ya que existen distintas densidades y opciones terapéuticas en función de la etiología de cada caso particular. Lo más innovador actualmente es el colirio autólogo que se prepara con plasma sanguíneo del propio paciente y que arroja muy buenos resultados en regeneración de la superficie ocular.

Prof. Dr. Jesús Costa Vila

Prof. Dr. Jesús Costa Vila

Profesor Titular de la Facultad de Medicina de la UB. Presidente Ejecutivo del grupo Admiravision.

Leave a Reply