Carrito

La población española está envejeciendo año tras año debido a la baja natalidad y el aumento de la esperanza de vida. Los mayores son los grandes olvidados, es algo que se conoce y además es un tema que ha destacado y despertado muchas opiniones a raíz del CoVid19. Sin embargo, aún estamos a tiempo de hacer que la atención a los mayores podría convertirse en un auténtico éxito.

La consultora PWC elaboró un informe de «Radiografía del sector de las residencias para la tercera edad en España», fue presentado por la Federación Empresarial de la Dependencia (FED). El objetivo es describir los factores que afectan a la demanda de plazas en las residencias, las características de su oferta, las condiciones de acceso y sostenibilidad del sector, así como la contribución económica y laboral. Esta industria genera una actividad económica de más de 4.500 millones de euros al año y que emplea de forma directa a casi un 1% de la población activa en España.

 

Notoriedad negativa

«En general, existe un gran desconocimiento por parte de los sanitarios, políticos y de todo el mundo sobre qué hacemos», ha asegurado el presidente de la FED, Ignacio Fernández-Cid. Sin embargo, a raíz de la pandemia «hemos adquirido una notoriedad que no hemos buscado», ha subrayado.

«Las residencias han sido injustamente tratadas, incluso se las ha criminalizado -ha continuado-. Hemos sido víctimas de un problema sanitario pero como había que buscar un culpable, nosotros fuimos el eslabón más fácil. A las residencias, desde marzo, se nos consideró espacios sanitarios y de ahí vino el problema. Pero también se sacó otra disposición: si teníamos un caso positivo, todos los residentes tenían que ser confinados. Y nos faltaron medios, test, o directrices para saber con qué criterio teníamos que hacer el aislamiento».

El responsable ha recordado, durante la presentación del informe, que «las personas mayores que vienen a las residencias son dependientes» por lo que el sector no está preparado para atender casos tan graves como la pandemia recientemente vivida. «Para eso están los hospitales y la sanidad», ha recordado Fernández-Cid.

 

Soluciones

El objetivo de este nuevo documento es buscar una solución para que no se repita todo lo vivido y empezar a construir una buena infraestructura de atención a los mayores, teniendo en cuenta el claro déficit de plazas que irá en aumento si no se buscan medidas.

«Tenemos un país muy envejecido pero no es un problema: vivimos más y mejor. Es una gran oportunidad», ha subrayado en este sentido Fernández-Cid. La esperanza de vida en España se ha incrementado notablemente al mismo tiempo que se ha reducido la natalidad, produciendo un envejecimiento de la población. Actualmente, el 19% de la población tiene más de 64 años. A partir de esa edad, la esperanza de vida media es de 22 años, pero solo un 53% de ese tiempo es en condiciones saludables. Vivimos más, pero el aumento de la longevidad tiene asociado un deterioro que requiere de unos cuidados específicos.

De acuerdo a las estimaciones del INE, de continuar esta tendencia, en 2050 pasaremos de 9 a 16 millones de personas mayores de 64 años en España, aproximadamente un tercio de la población, lo que nos situaría como el 4º país más envejecido de la Unión Europea.

Toca, por tanto, moverse rápidamente. «El sector está preparado pero necesitamos un entorno favorable. Es lo que demandamos porque la necesidad existe», ha asegurado Fernández-Cid.

 

Déficit de plazas

Además hay que hacer frente al problema de la escasez de plazas. La Organización Mundial de la Salud recomienda 5 plazas por cada 100 personas mayores de 64 años para cubrir la demanda de residencias para la tercera edad. Esta tasa ya la cumplen países como Holanda, Suecia, Bélgica, Finlandia, Alemania y Francia; y que España, con una ratio de 4,4 plazas, presenta un déficit de alrededor de 66.000 plazas.

Si actualmente ya existe en España un déficit de, aproximadamente, 550 residencias para la tercera edad (de 120 plazas de media). Esta situación se agravará debido al paulatino envejecimiento de la población y el aumento del índice de dependencia. Basándonos en las estimaciones demográficas del INE y las recomendaciones de la OMS, se necesitarán alrededor de 785.000 plazas residenciales en 2050, el doble de las existentes en 2018.

Según PWC, en 2050, será necesario cubrir aproximadamente 400.000 plazas adicionales, lo que supone la construcción de más de 100 residencias nuevas cada año. «Duplicar la actual cifra de residencias supondría, aproximadamente, una inversión de 35.000 millones de euros y la generación de 150.000 puestos de trabajo adicionales, lo que consideramos un reto factible y razonable», ha señalado Fernández-Cid.

Fuente: https://www.abc.es/familia/mayores/abci-espana-pais-envejecido-pero-no-problema-vivimos-mas-y-mejor-supone-gran-oportunidad-202010011158_noticia.html

Carina Sagrado

Carina Sagrado

Estudiante de Publicidad, Relaciones Públicas y Marketing en la facultad de Blanquerna - Universitat Ramon Llull (Barcelona)

Leave a Reply