fbpx

Carrito

El verano es una época especialmente “atractiva” para los microorganismos responsables de las intoxicaciones alimentarias porque el calor es su aliado para colonizar los alimentos. Por tanto, debemos extremar las precauciones en la cocina para evitarlo.

Pueden darse dos situaciones: la infección cuando se ingieren bacterias o virus que estaban en el alimento “accidentalmente” pero no son propias de él; o bien intoxicación, cuando se ingieren toxinas que previamente se habían formado en el alimento (alimentos en mal estado).

La estrella de todas las infecciones es la salmonelosis. Se produce por bacterias del género salmonella que suele estar en el tracto intestinal de animales, principalmente las aves y los cerdos y pueden acabar contaminando las carnes crudas o el huevo, entre otros. La salmonella muere a temperaturas superiores a 70 °C, de ahí la importancia de cocinar bien los alimentos y de no consumir alimentos crudos que no sean de total confianza.

Los síntomas de la infección por salmonella son muy similares a los de cualquier infección o intoxicación alimentaria: náuseas, vómitos, calambres abdominales, diarrea, fiebre y dolor de cabeza que pueden durar entre 1 y 2 días o prolongarse. En los casos agudos, pueden incluso hacer que acabemos ingresando en el hospital ante la imposibilidad de retener líquidos y consiguiente riesgo de deshidratación.

Tomas nota de nuestros consejos y no dejes que una intoxicación alimentaria arruine tus vacaciones.

8 consejos para prevenir las intoxicaciones

  1. Aumenta la higiene. Lávate siempre las manos antes de manipular los alimentos y si preparas paltos diferentes también varias veces durante la preparación. Lava a conciencia las superficies en las que preparas los alimentos y el menaje que utilizas para cocinar. Utiliza servilletas de papel o papel de cocina en lugar de un trapo o bayeta. Tira la basura a diario.
  2. Descongelar.  No descongeles los alimentos a temperatura ambiente sino en la parte baja del frigorífico.
  3. Cocinar correctamente los alimentos. No podemos evitar que haya alimentos contaminados pormicroorganismos, pero si los cocinas bien, el riesgo de infección desaparece ya que se destruyen a altas temperaturas.  Evita que los alimentos queden crudos en su interior, especialmente la carne, el pollo, los huevos y el pescado. Asegúrate de que las sopas y los guisos llegar a hervir y, por último, si calientas comida ya cocinada, hazlo bien, que quede realmente caliente.
  4. Consume los alimentos inmediatamente después de ser cocinados. No dejes nunca los alimentos cocinados a temperatura ambiente.
  5. Cuidado con las sobras. Los alimentos que no puedan ser consumidos inmediatamente o las sobras que se quieran guardar, a la nevera. Deben mantenerse a 5º C como máximo.
  6. Los alimentos que vayas a tomar crudos, congélalos primero.Si vas a consumir pescado crudo o poco cocinado asegúrate de haberlo tenido congelado durante cinco días a una temperatura de -20ºC o inferior. Ante la duda, cómpralo ya congelado.
  7. Evita el contacto entre los alimentos crudos y los cocinados.Y es que un alimento ya cocinado puede contaminarse si entra en contacto con un alimento crudo o con algún utensilio utilizado para manipular el alimento crudo (cuchillo, tabla de cortar, etc.). Tenlo en cuenta cuando guardes las sobras en la nevera.
  8. Si comes fuera de casa, no podrás controlar las medidas higiénicas de la cocina ni del personal que trabaja, por eso te aconsejamos ir a platos seguros, que requieran de poca manipulación o de altas temperaturas para su elaboración. Evita los alimentos que estén expuestos a temperatura ambiente, siempre deben estar en neveras o vitrinas para su correcta conservación.

Comentarios

comentarios

Imma Hernández

Imma Hernández

Soy Licenciada en Periodismo y desde hace 15 años me dedico a la comunicación médica. Durante 9 años y medio estuve como redactora jefe en MedicinaTV.com realizando contenidos escritos y audiovisuales tanto especializados -para profesionales sanitarios- como más divulgativos, para público general. Después, me incorporé como content curator a ClinicPoint, una plataforma online líder en la venta de servicios de medicina privada en España. Y más adelante a la agencia de comunicación Innuo, especializada en salud y nuevas tecnologías, desarrollando estrategias y proyectos de comunicación online. Actualmente trabajo como periodista en la Dirección de Comunicación del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona y colaboro con distintas webs de salud.

Leave a Reply