hello world!
Published: 28 enero, 2019

La gripe, ¿por qué hay que vacunarse?

La vacuna antigripal es la herramienta más eficaz que existe para prevenir la gripe y sus complicaciones

La llegada del frío siempre viene acompañada de la gripe y los resfriados que afectan tanto a niños como a adultos y personas mayores. Malestar, fiebre, tos, estornudos... unos síntomas que pueden complicarse en personas con enfermedades crónicas y en mayores de 65 años por lo que los expertos recomiendan especialmente a estos colectivos que se vacunen frente a la gripe. Y es que la vacunación ha demostrado ser la única medida efectiva para prevenir y disminuir las consecuencias de la gripe.

¿Cuáles son los colectivos de riesgo de gripe?

Las personas más vulnerables a contagiarse de la gripe o a desarrollar complicaciones en caso de padecerla son:

  • los mayores de 65 años,
  • las mujeres embarazadas,
  • los menores de 5 años,
  • las personas con patologías respiratorias (EPOC, asma, fibrosis pulmonar),
  • las personas con enfermedades cardiovasculares,
  • los afectados por patologías inmunitarias (inmunodeficiencias, VIH) o con el sistema inmune debilitado,
  • quienes padecen enfermedades crónicas (diabetes, obesidad mórbida, enfermedad renal crónica, celiaquía, síndrome de Down, demencias, enfermedad hepática crónica, hemofilia, anemias),
  • los pacientes de cáncer,
  • los portadores de implantes cocleares.

En cualquiera de estas personas la gripe representa un riesgo aumentado de sufrir una descompensación o empeoramiento de la enfermedad que ya padecen, de desarrollar complicaciones típicas de la gripe como la neumonía, de ingreso hospitalario e incluso puede llegar a ser causa de mortalidad.

Diferencias entre la gripe y el resfriado

La gripe:

  • aparece de forma brusca,
  • con fiebre alta,
  • dolor de cabeza intenso,
  • dolor de garganta,
  • dolor muscular sobre todo en la espalda y en las piernas,
  • tos,
  • sensación de cansancio y agotamiento.

El resfriado:

  • aparición paulatina,
  • irritación ocular,
  • tos seca,
  • congestión nasal,
  • mucha mucosidad,
  • raramente provoca fiebre.

Antibióticos para la gripe, ¿sí o no?

Los antibióticos se emplean para tratar las infecciones provocadas por bacterias. La gripe está provocada por un virus, por lo tanto los antibióticos no son necesarios. Solo se recetan en caso muy concretos, por ejemplo cuando hay una alta probabilidad de complicaciones y en personas con enfermedades de base que les predispongan.

Para combatir los síntomas de la gripe se pueden emplear medicamentos como el paracetamol o el ibuprofeno para reducir la fiebre y el dolor. Jarabes expectorantes o mucolíticos para ayudar a expulsar la mucosidad o antitusivos para disminuir la tos, entre otros.

¿Se puede prevenir la gripe?

La gripe está provocada por el virus de la influenza y se contagia por vía aérea (al toser o estornudar, minúsculas gotas salen proyectadas esparciendo el virus) por contacto directo con una persona enferma por ejemplo al darle la mano.

Algunas de las medidas que se pueden adoptar para prevenir el contagio de la gripe son:

  • Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón o con una solución limpiadora desinfectante
  • Evitar el contacto, en la medida de lo posible, con una persona afectada.
  • Ventilar bien la casa.
  • Utilizar pañuelos de papel.
  • Evitar los contrastes de temperatura y abrigarse bien en los días de frío.
  • Cambiar el cepillo de dientes para evitar reinfecciones.
  • Alimentación sana y equilibrada para mantener un sistema inmune fuerte.
  • La vacunación, si perteneces a un colectivo de riesgo.

La vacuna de la gripe

La vacuna antigripal es la herramienta más eficaz que existe para prevenir la gripe y sus complicaciones y por ello está indicada en los grupos de riesgo y también en el personal sanitario, de emergencias, docentes, de instituciones penitenciarias, entre otros.

Cada año, se seleccionan las cepas de gripe más comunes en todo el mundo y la Organización Mundial de la Salud determina cuáles de estas cepas serán las que más afectarán al año siguiente. Con esta información se diseña una vacuna específica y su efectividad  puede variar de una temporada a otra, así como de una persona a otra. Normalmente la efectividad oscila entre el 50 y el 60%. Así que en algunas personas no podrá evitar que se contagien.

¿Es cierto que la vacuna en sí misma puede provocar la gripe?

Es muy habitual escuchar a personas que afirman que la vacuna les ha provocado la gripe. Esta afirmación es falsa ya que la vacuna de la gripe contiene el virus inactivado, sin capacidad de infectar. Lo que sucede es, lo que hemos comentado, que dado que su efectividad no es del 100% habrá personas que enfermarán pese a haberse vacunado.

Deja una respuesta

ESCRÍBENOS AHORA
Buzón de sugerencias
DESCUBRE LA VENTAJA DE SER SENIOR
Registrate
PAGO SEGURO GARANTIZADO
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram