hello world!
Published: 27 enero, 2019

El ictus, cada segundo cuenta

Cada año se registran en España entre 110.000 y 120.000 ictus, una enfermedad que afecta a los vasos sanguíneos del cerebro y que en uno de cada tres pacientes deja secuelas que pueden condicionar severamente la vida cotidiana. De hecho, en nuestro país más de 330.000 las personas conviven con alguna discapacidad provocada por esta patología.

Aunque el ictus puede suceder a cualquier edad, lo habitual es que aparezca a partir de los 60 o 65 años ya que los principales factores de riesgo están relacionados con la edad y con la persistencia durante años de hábitos de vida poco saludables. En población joven suele deberse a malformaciones congénitas en las arterias del cerebro.

¿Qué es un ictus?

El ictus recibe varios nombres: accidente cerebrovascular, infarto cerebral, derrame cerebral, etc. El ictus es la obstrucción o rotura de alguno de los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro. Por tanto, hablamos de dos tipos de ictus:

- Isquémico, cuando la obstrucción de una arteria impide la llegada de la sangre a determinadas áreas del cerebro. En este caso sería correcto llamarlo infarto cerebral. Suponen el 85% de los casos de ictus.

- Hemorrágico, cuando se rompe una arteria a nivel cerebral y se produce una hemorragia. En este caso la expresión derrame cerebral es la más apropiada.

Identificar los síntomas del ictus es fácil

La detección temprana de los síntomas del accidente cerebrovascular es fundamental para minimizar las secuelas.

Hay tres síntomas del ictus que debes conocer:

  • Dificultad para hablar.
  • Pérdida repentina de la fuerza en un brazo o en la mitad del cuerpo (cara, brazo y pierna)
  • Desviación de la boca. Pídele que sonría y si la sonrisa no es simétrica, ese es el síntoma de alerta.

No es necesario que se den los tres síntomas a la vez, basta con que haya solo uno de ellos para llamar urgentemente al 112.

Otros síntomas del ictus son el trastorno repentino de la sensibilidad, es decir, la aparición de una sensación de acorchamiento u hormigueo en la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo; la pérdida súbita de visión ya sea parcial o total tanto si afecta a un ojo como a ambos; la aparición súbita de un dolor de cabeza de intensidad inhabitual y sin causa aparente.

¿Por qué hay que recibir atención médica en menos de 60 minutos?

Recibir atención médica lo más rápido posible, y concretamente dentro los primeros 60 minutos, es de vital importancia para reducir las secuelas y para que hayan más posibilidades de revertir los daños neurológicos.

Hay que tener en cuenta que por cada minuto que el riego sanguíneo no llega al cerebro, mueren unos dos millones de neuronas.

Secuelas del ictus

Como ya hemos comentado, las secuelas del ictus van a depender de la rapidez con la que se reciba tratamiento. Cuanto más tiempo pase, peor será el pronóstico y menos probabilidades de recuperación.

En los últimos años la creación de unidades específicas para el tratamiento del ictus en los hospitales y la implantación del Código Ictus (una serie de pautas para optimizar la atención a los pacientes cuando hay sospecha de accidente cerebrovascular) ha reducido notablemente la mortalidad y la secuelas neurológicas.

El ictus se puede prevenir ¡Toma nota!

Aunque existen factores de riesgo no modificables como la edad, la raza o las malformaciones congénitas en las arterias cerebrales, la mayoría de factores de riesgo de ictus se pueden evitar. ¿Cómo? Aquí tienes nuestros consejos:

  • Controla la tensión arterial para evitar el deterioro y posterior oclusión de las paredes de las arterias del cerebro.
  • En mujeres en edad fértil conviene evitar la combinación de anticonceptivos y tabaco. En mujeres postmenopáusicas, el tratamiento hormonal. En ambos casos porque estas terapias facilitan la formación de coágulos o trombos que pueden llegar a provocar un infarto cerebral.
  • Ojo con las manipulaciones cervicales por parte de osteópatas o fisioterapeutas ya que pueden desencadenar un accidente cerebrovascular. Una mala manipulación puede provocar por una disección arterial, es decir la rotura de una pared arterial que estaba sana por lo que el flujo sanguíneo se altera y acaba ocasionando el derrame cerebral. Ponte en manos de profesionales con titulación acreditada.
  • Si padeces fibrilación auricular, el tipo de arritmia más frecuente, debes ser muy estricto con las pautas de la medicación anticoagulante. La fibrilación auricular es el principal factor de riesgo para sufrir un ictus.
  • Control de la arterioesclerosis, la diabetes, el colesterol, la obesidad ya que aumentan el riesgo cardiovascular y deterioran las arterias por acumulación de placas de ateroma, por su endurecimiento, etc.
  • Evita el consumo de tabaco y modera el de alcohol. En el caso de las drogas, es especialmente preocupante el consumo de cocaína por su efecto vasoconstrictor, es decir, que contrae las paredes de las arterias favoreciendo su cierre e impidiendo el paso de la sangre (isquemia).

Deja una respuesta

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram