Carrito

Los ataques al corazón son la primera causa de muerte en España

El infarto de miocardio, popularmente denominado infarto o ataque al corazón, se produce por una obstrucción o estrechamiento severo de una de las arterias que lleva la sangre al corazón. En la zona que se queda sin riego sanguíneo y, por tanto, sin oxígeno las células se mueren provocando la necrosis de esa parte del corazón. Cuanto más tiempo esté la zona infartada sin que le llegue sangre peor pronóstico para la recuperación.

La estenosis o estrechamiento de las arterias coronarias se puede deber a un coágulo de sangre y a la aterosclerosis (depósitos de grasa en las paredes de las arterias). La arteriosclerosis puede provocar no solo un infarto agudo de miocardio, sino también un ictus, una angina de pecho o problemas circulatorios, principalmente en las extremidades inferiores.

A pesar de que se puede prevenir, ya que la mayoría de factores de riesgo son modificables, el infarto es la primera causa de muerte en España tanto en hombres como en mujeres.

Factores de riesgo de un infarto de miocardio

Los principales factores de riesgo para sufrir un ataque al corazón están relacionados directamente con el estilo de vida y, por tanto, se pueden modificar:

  • El tabaquismo.
  • La hipertensión arterial.
  • El colesterol alto.
  • La arteriosclerosis.
  • La diabetes.
  • La obesidad.
  • El sedentarismo.

Por otro lado, la predisposición familiar y la edad son factores de riesgo cardiovascular no modificables.

Síntomas de un infarto de miocardio

Algunos de los síntomas del infarto de miocardio son reconocibles por la mayoría de la población, pero hay otros que pueden pasar inadvertidos o confundirse con otras patologías. Es muy importante saber identificarlos porque cuanto antes se acuda a urgencias menores serán las secuelas.

Los síntomas de un ataque al corazón son:

  • Dolor intenso en el pecho, en el cuello, el esternón que puede extenderse al brazo izquierdo, la espalda y la mandíbula.
  • Sensación de malestar, mareo, náuseas, sudor frio.
  • Dificultad para respirar.
  • Pérdida del conocimiento.

Los síntomas de un infarto siempre aparecen de forma brusca.

Otro aspecto importante que debemos conocer es que en los hombres el síntoma más frecuente es el dolor en el pecho y en el brazo izquierdo, mientras que en las mujeres es la dificultad para respirar. Esta peculiaridad en la manifestación de los síntomas hace que muchas mujeres acudan demasiado tarde al hospital.

¿Es cierto que se producen más infartos al amanecer?

Varios estudios han comprobado como los ritmos circadianos (cambios biológicos en un ciclo de 24 horas) influyen en los infartos agudos de miocardio. Entre las 6 y las 12 horas es cuando más infartos se registran y de mayor tamaño.

5 consejos para prevenir los infartos

  • Sigue una alimentación equilibrada. De esta manera evitarás el sobrepeso, la diabetes, la hipertensión, el colesterol elevado o la arteriosclerosis, es decir, las principales causas de infarto.
  • Evita el tabaco ya que es uno de los desencadenantes de la arterioesclerosis. Además reduce la capacidad de hacer deporte, aumenta la coagulación de la sangre y reduce el colesterol bueno.
  • Haz ejercicio con regularidad. Es muy importante evitar el sedentarismo y el sobrepeso.
  • No te estreses. Se ha demostrado que las probabilidades de sufrir un ataque al corazón se duplican en las dos horas siguientes a un episodio altamente estresante o de gran impacto emocional.
  • No te quedes solo. La soledad suele hacer que se tengas hábitos de vida menos saludables. Busca apoyos en tu entorno, apúntate a actividades de ocio y mantén todo lo que puedas tu vida social.

Y después de un infarto, ¿qué?

En función de la gravedad del infarto y de la rapidez en recibir atención médica especializada, nos encontraremos ante un pronóstico más o menos favorable. Así, cuando el infarto ha sido muy extenso es probable que queden secuelas como por ejemplo la insuficiencia cardiaca.

En infartos pequeños es posible llevar una vida completamente normal siempre y cuando se sigan hábitos de vida saludables para prevenir un segundo evento cardiovascular.

La prevención secundaria, es decir, las medidas encaminadas a evitar un segundo infarto, son imprescindibles en todos los pacientes y pasan desde los cambios en el estilo de vida hasta la medicación y los procedimientos de revascularización como la angioplastia (ensanchamiento de las arterias coronarias mediante la colocación de stents o con láser).

Imma Hernández

Imma Hernández

Soy Licenciada en Periodismo y desde hace 15 años me dedico a la comunicación médica. Durante 9 años y medio estuve como redactora jefe en MedicinaTV.com realizando contenidos escritos y audiovisuales tanto especializados -para profesionales sanitarios- como más divulgativos, para público general. Después, me incorporé como content curator a ClinicPoint, una plataforma online líder en la venta de servicios de medicina privada en España. Y más adelante a la agencia de comunicación Innuo, especializada en salud y nuevas tecnologías, desarrollando estrategias y proyectos de comunicación online. Actualmente trabajo como periodista en la Dirección de Comunicación del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona y colaboro con distintas webs de salud.

Leave a Reply