hello world!
Published: 24 febrero, 2021

La degeneración macular (DMAE)

[vc_row type="in_container" full_screen_row_position="middle" scene_position="center" text_color="dark" text_align="left" overlay_strength="0.3" shape_divider_position="bottom" bg_image_animation="none"][vc_column column_padding="no-extra-padding" column_padding_position="all" background_color_opacity="1" background_hover_color_opacity="1" column_link_target="_self" column_shadow="none" column_border_radius="none" width="1/1" tablet_width_inherit="default" tablet_text_alignment="default" phone_text_alignment="default" column_border_width="none" column_border_style="solid" bg_image_animation="none"][vc_column_text]

¿Qué es la degeneración macular o DMAE?

Es una enfermedad degenerativa que afecta a la mácula (parte central de la retina). Esta degeneración ocasiona una pérdida progresiva de la percepción de las imágenes en la zona central del campo visual. Esto afecta a actividades tan habituales como: conducir, leer, coser ...

Esta enfermedad se manifiesta a partir de los 50 años, y tiene mayor incidencia en mujeres, fumadores, personas de raza blanca y personas con enfermedades circulatorias y con antecedentes familiares de esta patología (genética).

Síntomas de la DMAE

Cuando se manifiesta puede ocurrir que no genere síntomas, es en el momento en que se ha producido la pérdida visual irreversible  cuando la persona se da cuenta de que algo no va bien. Por este motivo, y pese a que en cada etapa de la vida es necesario, es muy importante someterse a revisiones oftalmológicas periódicas a partir de los 50 años. Cuando la enfermedad está más avanzada produce:

  • Deformación de las imágenes (especialmente las líneas rectas que se ven torcidas u onduladas)
  • Visión borrosa en el centro de la visión y normal en la periferia.
  • Mancha borrosa central que puede ir creciendo y volviéndose más oscura.

Tipos de DMAE

  • DMAE SECA (atrófica): Es la más frecuente (80% -90% de los casos). Su evolución es progresiva y lenta (años). Se produce por la por la presencia de unos depósitos lipídicos (drusas) que van provocando una atrofia y deterioro de las células de la mácula.
  • DMAE HÚMEDA (exudativa): Es menos frecuente pero más grave (10% de los casos). Es más rápida (semanas o meses). Se produce un crecimiento anormal de vasos sanguíneos en las capas más profundas de la zona macular. Como estos vasos son más frágiles, pueden sangrar, exudar y producir membranas.

Diagnóstico de la DMAE

Es necesario someterse a una exploración oftalmológica completa y periódica. El oftalmólogo indicará las pruebas precisas en cada caso. En general, suelen llevarse a cabo las siguientes:

  • Test de Amsler: Cuadrícula para valorar si existe percepción deformada de las líneas. Es la prueba más sencilla de realizar, se puede hacer en casa, en la óptica o la consulta y permite valorar la extensión y evolución de la enfermedad.
  • Retinografía: Fotografía de la retina.
  • Tomografía de coherencia óptica (OCT): Procedimiento en el que se utilizan ondas de luz infrarroja para obtener imágenes tridimensionales y en capas. Es una prueba no invasiva, sencilla de realizar y que da mucha información.
  • Angiografía fluoresceínica: fotografías de la retina tras la administración de un contraste para ver la circulación sanguínea en sus diferentes vasos.

Tratamiento de la DMAE

  • DMAE SECA: En la actualidad no existe un tratamiento totalmente eficaz. Los complejos vitamínicos antioxidantes y suplementos, pueden ralentizar la evolución de la enfermedad que es, ya de por sí, lenta.
  • DMAE HÚMEDO: Últimamente disponemos de una serie de fármacos inyectables intravítreos que tienen la finalidad de frenar el crecimiento de los vasos sanguíneos anormales. En algunos casos, y siempre bajo la valoración de un especialista retinólogo, se pueden utilizar otros tratamientos como: Terapia fotodinámica, cirugía láser, cirugía intravítrea ...

Prevención de la DMAE

Aunque el envejecimiento no se puede controlar, hay cosas que podemos hacer para reducir el riesgo:

  • No fumar
  • Dieta saludable rica en alimentos antioxidantes (dieta mediterránea)
  • Control de enfermedades cardiovasculares y dislipemias.
  • Control de peso
  • Revisiones oftalmológicas periódicas al a partir de los 50 años.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja una respuesta

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram