hello world!
Published: 30 diciembre, 2019

La FEN y la SEGG presentan el Libro Blanco de la Nutrición de las personas mayores

La Fundación Española de Nutrición (FEN) y la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) han presentado el Libro Blanco de la Nutrición de las Personas Mayores, elaborado por más de 130 expertos en el campo de la nutrición, la geriatría y la gerontología. Se trata de un análisis global y multidisciplinar que recoge, con la mayor evidencia científica disponible y de manera integrada, las debilidades y fortalezas de la nutrición de las personas mayores.

La publicación, que consta de 10 módulos cuenta con un total de 82 capítulos (en formato DAFO), y entre los autores y colaboradores se encuentran expertos en el campo de la nutrición o materias afines, muchos de ellos representantes del mundo científico, académico, comunitario y/o clínico; otros profesionales en su materia; y técnicos de las diferentes administraciones con responsabilidades en el campo de la nutrición, la geriatría y la gerontología.

El Libro Blanco de la Nutrición de las personas mayores aborda temáticas como alimentación y estilos de vida saludables; factores de riesgo y patologías asociadas a la alimentación; calidad nutricional de los alimentos en las personas mayores; y la dieta mediterránea como modelo alimentario a seguir, entre otras.

Este trabajo constituye un referente para los poderes públicos, las sociedades científicas, instituciones académicas e investigadoras y para todos los especialistas y profesionales sanitarios involucrados en la nutrición. Los autores del estudio consideran que mejorar la comprensión del envejecimiento podría ayudar al desarrollo de estrategias terapéuticas y preventivas para mejorar la longevidad y la calidad de vida. Así, tanto las instituciones sanitarias como las sociales deben dirigir sus actuaciones de promoción de la salud en trabajar las herramientas de formación y empoderamiento o adquisición de habilidades para enfrentar los cambios fisiológicos, sociales y funcionales intrínsecos al proceso de envejecimiento.

El mantenimiento y la mejora de la función física es otro de los factores fundamentales para fomentar la calidad de vida y la autonomía de las personas mayores. Si bien la práctica de ejercicio físico de forma regular tiene efectos positivos demostrados sobre la salud y la prevención de enfermedades a todas las edades, los programas de actividad física para personas mayores permitirían mantener y mejorar la condición cardiorrespiratoria, la muscular, la movilidad e, indirectamente, la composición corporal reduciendo, además, de manera muy importante, la medicación.

Deja una respuesta

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram