hello world!
Published: 16 abril, 2021

Cuándo sí y cuándo no hay que ponerse la mascarilla en la playa

Aparece una nueva ley que obliga, hasta ahora, a tener la mascarilla puesta hasta cuando se está tomando el sol en la playa o caminando por la orilla del mar. En algunas comunidades autónomas se ha califica de sinsentido esta nueva normativa. Sanidad ha preparado un esquema en el que introduce varias excepciones.

La nueva normativa publicada en el BOE el pasado 31 de marzo sobre la obligatoriedad del uso de las mascarillas en la playa hizo que hubieran diferentes opiniones entre  las comunidades autónomas. Por un lado,  muchas autonomías se opusieron a esta medida. Baleares, Canarias, Cataluña, Cantabria, Comunidad Valenciana y Andalucía calificaron de sinsentido la norma, remarcando que  el año pasado durante la temporada de verano estuvimos con medidas diferentes y sin ser vacunados. Sin embargo, la queja no se quedó solo en los políticos, el jaleo ha sido tan grande que el Gobierno no ha tenido más remedio que rectificar y fijar unas medidas más laxas que establecen varios cambios de la propuesta inicial. Se abre, sin embargo, un horizonte jurídico incierto dado que, según expertos consultados, para modificar una ley es necesario hacerlo a través de otra ley, que requerirá de un trámite parlamentario, o de un real decreto ley, que se aprueba en caso de extraordinaria y urgente necesidad.

“Las personas de seis años en adelante quedan obligadas al uso de mascarillas (...) en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público”

A continuación te explicamos punto por punto cuándo debes llevarla y cuándo no.

Como norma general, la mascarilla seguirá siendo obligatoria y nos debemos de hacer a la idea de que pasaremos un verano con la boca y la nariz tapadas. Si este verano queréis iros de viaje tendréis que llevarla puesta en los accesos de la playa, lagos, piscinas, pozas naturales y otros entornos naturales. Además también se deberán llevar en baños y vestuarios, con una excepción, las duchas.

¿Y qué pasa si queremos dar un paseo por la orilla? Este año la mascarilla es obligatoria para pasear por la orilla del mar y en los demás entornos acuáticos por el hecho de que no es considerado como deporte individual.

A parte de esto, también debemos llevarla cuando permanezcamos en el exterior o en el interior de los establecimientos de la hostelería si no se está comiendo ni bebiendo. Es decir, que ya no podremos llegar a un restaurante y quitarnos la mascarilla hasta que nos marchemos. Ahora es obligatorio tenerla siempre puesta menos en los momentos puntuales marcados.

¿Cuándo te la puedes quitar?

Te la podrás quitar en los periodos de descanso antes o después del baño, es decir, tomando el sol, siempre que se guarden las distancias adecuadas (un metro y medio entre grupos convivientes). Y también estás exento de llevarla cuando estés dentro del mar o practicando algún deporte acuático. ¿Se puede comer sentado en la toalla? Esta es la última excepción y la respuesta es sí, siempre y cuando,  se guarde la distancia de seguridad mínima entre grupos de no convivientes.

Los expertos discrepan

Esta nueva ley endurece el uso de la mascarilla en toda España y también hay discrepancia entre nuestros expertos en epidemiología. El portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas), José Jonay Ojeda, considera que “llama la atención que esta modificación llegue ahora, cuando hay más evidencia de que hay más riesgo de contagio en distancias cortas y sobre todo en espacios cerrados, con poca ventilación o muy concurridos”. Y añade que desde el punto de vista “exclusivamente epidemiológico no se justifica que se haya cambiado la redacción antigua”.

Por otro lado, el profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública, José Martínez Olmos, afirma que es una “medida controvertida”, y demás defiende que “garantizará más la salud: llevarla siempre protege más que solo a veces”. Aunque detalla que en situaciones en que alguien se encuentre solo en un espacio público al aire libre “sería innecesario su uso”. Además, añade que será muy difícil controlar su aplicación en todos los casos. Sostiene que para modificar una ley sería necesario aprobar otra ley. “Puede aprobarse a través de un proyecto de ley, nuevo o de uno que ya se esté tramitando, o de un real decreto ley, que tiene una vigencia de un mes y que posteriormente el Congreso tiene que ratificar”. Es decir, que la forma más rápida de modificar esta ley que surge a raíz de un real decreto ley sería la aprobación por parte del Gobierno de otro real decreto ley.

La nueva ley dice que no será exigible para las personas que presenten algún tipo de enfermedad o dificultad respiratoria que pueda verse agravada por el uso de la mascarilla o que, por su situación de discapacidad o dependencia, no dispongan de autonomía para quitarse la mascarilla, o bien presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización. Y añade que “tampoco será exigible en el caso de ejercicio de deporte individual al aire libre, ni en los supuestos de fuerza mayor o situación de necesidad o cuando, por la propia naturaleza de las actividades, el uso de la mascarilla resulte incompatible, con arreglo a las indicaciones de las autoridades sanitarias”.

Deja una respuesta

ESCRÍBENOS AHORA
Buzón de sugerencias
DESCUBRE LA VENTAJA DE SER SENIOR
Registrate
PAGO SEGURO GARANTIZADO
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram