hello world!
Published: 7 junio, 2019

Olvídate del dolor de espalda: ¿qué funciona y qué no?

Habrás oído cientos de consejos para el dolor de espalda… Nosotros te descubrimos cuáles funcionan en cada caso.

En algún momento de la vida todos hemos sufrido un dolor de espalda. Lo que para algunas personas es una dolencia puntual, para otras se convierte en un problema de salud crónico.

A veces le echamos la culpa a una mala posición al dormir, a una silla incómoda o a un mal gesto. Pero lo cierto es que el sedentarismo y los malos hábitos posturales son los principales causantes del dolor de espalda.

Además, el dolor de espalda es uno de los primeros motivos de consulta médica y de absentismo laboral.

Seguro que habrás oído mil y un remedios para el dolor de espalda. Mientras que unas personas dicen que hay que hacer reposo total, otras cuentan que lo mejor es no parar…. Pero, ¿qué es lo que realmente funciona? ¡Descúbrelo!

¿Frío o calor?

Cuando hay mucho dolor, es decir, en la fase aguda, aplicar calor local es mucho más efectivo que el frío para el dolor lumbar. En los últimos años se han vuelto a poner de moda las bolsas de agua caliente, así que aprovecha ya que son una opción más económica que las esterillas eléctricas.

Cuando hay inflamación, normalmente en las primeras 24-48 horas tras una lesión, es mejor aplicar hielo en la zona para reducir la hinchazón.

¿Reposo o movimiento?

Pensar que si te duele la espalda debes hacer reposo es falso. Si bien los primeros días es mejor no forzar la zona afectada, pasados un par de días puedes volver a hacer deporte de forma suave. Hacer reposo puede contribuir a que el dolor se prolongue más tiempo. Si te mantienes activo, el proceso de recuperación se acelerará, así que ¡levántate y muévete!

¿Voy al médico o espero?

Si el dolor es leve o moderado, no es necesario que acudas al médico de forma inmediata, puedes esperar unos días.

¿Hasta cuándo? Si no notas mejoría a los 3 o 4 días o si en una semana no ha disminuido notablemente o no ha desaparecido. En un porcentaje elevado de casos, el dolor remite por sí solo.

Si no es así, si el dolor es debido a una lesión, es muy fuerte, si en lugar de disminuir aumenta o hay pérdida de la movilidad debes acudir al médico.

¿Analgésicos sí o no?

En la fase aguda de la dolencia, los primeros días, los analgésicos (pastillas para paliar el dolor) son efectivos y recomendables. Más allá de estos días no conviene prolongar el tratamiento sin supervisión médica ya que, como todo medicamento, tienen efectos secundarios. Especialmente los opioides, que cada vez se recetan más pronto y a más gente y que son bastante adictivos.

Si sufres dolores de espalda con frecuencia, sigue estos ocho consejos:

  • Necesitas fortalecer tu musculatura con deportes como la natación, el yoga o el pilates.
  • Nada de pasarse el día sentado. Aunque tengas un trabajo de oficina, aprovechas las pausas para levantarte y caminar. Es necesario cambiar la postura. Realiza ejercicios para relajar el cuello y los hombros; rota los hombros hacia adentro y hacia afuera varias veces. Inclina tu cuello a derecha e izquierda como si quisieras que la oreja tocara el hombro. Gira la cabeza a ambos lados asegurándote un recorrido de 180º.
  • La silla de trabajo debe tener una forma ergonómica que mantenga tu espalda recta, con soporte en la zona lumbar  y regulable en altura.
  • Siéntate bien, con los brazos a la altura de la mesa y los pies apoyados en el suelo o si no te llegan, en el reposapiés.
  • Camina con la espalda erguida, la cabeza y los hombros rectos y la barriga hacia dentro.
  • Si usas tacones, que no sean demasiado altos e intenta no usarlos demasiadas horas al día.
  • Cuando tengas que comprarte un colchón elige uno mixto, con una base firme y una parte acolchada.  Y no te olvides de una buena almohada, que cubra el hueco entre el hombro y la cabeza manteniendo la columna alineada.
  • Ojo con la talla de sujetador. Parece una tontería, pero hasta un 80% de las mujeres usa una talla de sujetador inadecuada. Debe quedarte bien ajustado en los hombros con los tirantes rectos y la tira trasera a la misma altura que la parte delantera.

 

Deja una respuesta

ESCRÍBENOS AHORA
Buzón de sugerencias
DESCUBRE LA VENTAJA DE SER SENIOR
Registrate
PAGO SEGURO GARANTIZADO
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram