fbpx

Carrito

El ciudadano así se ha enterado: Acude a su farmacia de siempre y su farmacéutico cuando pide ibuprofeno 600 o paracetamol de 1 gramo, te dice que sin receta no se lo da, le explica el motivo, pero, el paciente ademas de salir molesto empiezas un recorrido de búsqueda por todas las farmacias del barrio.

¿Qué ocurre?

Pues lo que ocurre es que desde ya es obligatorio acudir con la receta médica a la farmacia para adquirir los envases de ibuprofeno de 600 miligramos y Paracetamol de 1 gramo, en base a una norma que existe desde hace años pero que no se cumplía.

La Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos obliga, desde 2015, a poner freno a que los farmacéuticos puedan vender esos medicamentos sin receta. Pero se seguía haciendo.

Dicha ley recoge que los profesionales “dispensarán con receta aquellos medicamentos que la requieran”.Y estos dos fármacos lo requieren.

¿De que depende?

Depende que un medicamento necesite receta o no? Es multifactorial y lo establece la autoridad sanitaria competente que, es nuestro país, es la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS).

Desde que en febrero entró en vigor el Sistema Español de Verificación del Medicamento (SEVEM), es más complicado saltarse la regulación, Este sistema, impuesto desde Europa, supone una vigilancia más estrecha sobre todo lo relacionado con los medicamentos y su forma de dispensación. Quien venda medicamentos que precisan prescripción facultativa sin ella se enfrenta a una multa que oscila entre 30.000 a 90.000€.

¿Que podremos adquirir sin receta?

Se podrá dispensar Ibuprofeno, paracetamol y omeprazol sin receta en las farmacias españolas. Eso sí, en las presentaciones que, desde la Ley del Medicamento del 90, está permitido hacerlo sin necesidad de prescripción médica. Para resumir: 400 gramos en el caso del ibuprofeno, 20 miligramos en el caso de omeprazol y 600 a 650 en el del paracetamol (o el del un gramo sí la presentación tiene menos de 10 comprimidos).

Por tu seguridad 

La campaña entre todos los farmacéuticos se extiende, ¿Por qué? Por tu seguridad. Según aumentamos la dosis, aumenta también la toxicidad. Hay que valorar la relación riesgo-beneficio y eso no lo puede gestionar el paciente sino un profesional de la salud, médicos, odontólogos, farmacéuticos advirtiendo del beneficio riesgo.

En el botiquín de nuestra casa cabe todo y eso también lo tenemos que suprimir. Sí nos han recetado un medicamento sujeto a prescripción médica y nos sobra una vez terminado el tratamiento hay que llevarlo a la farmacia para reciclarlo en el punto SIGRE, no se debe guardar para otras ocasiones, solo los profesionales de la salud son los indicados para establecer cuando porque y a que dosis debes de tomar un medicamento.

Esto es extensible a muchos medicamentos como el Nolotil o los antihistamínicos, medicamentos que requieren prescripción medica y de los que nos hemos acostumbrado a consumir sin ella.

  • Ibuprofeno a dosis iguales o superiores a 2.400 mg. al día (es decir, cuatro comprimidos de 650 mg.) están contraindicadas en pacientes con enfermedades cardiovasculares
  • Paracetamol, si consigues quitar el dolor con 650 miligramos,(es la dosis óptima para molestias generales y suele hacer el mismo efecto con esta que con una superior), no necesitas un gramo. Existe riesgo de sobredosis que puede ser mortal al superar las dosis terapéuticas ya que es un fármaco bastante tóxico.
  • Omeprazol no es un protector gástrico, sino que su acción indicada es frente al ardor de estómago (en la posología de 20 mg.) o la úlcera gástrica, (en el caso de la de 40 mg.) y como tal debe ser empleado.

Como pacientes tenemos derecho a una sanidad responsable, pero también tenemos la obligación de ser prudentes y hacer un uso racional de los medicamentos y mas si todas las partes implicadas (médicos farmacéuticos odontólogos etc.) garantes de nuestra salud, nos lo están indicando.

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Beatriz Cortiles

Beatriz Cortiles

Soy Licenciada en Farmacia y máster en gestión hospitalaria. Ejercí como directora y editora de las publicaciones Smart Health, e Industria Dental, ademas ocupe el cargo de directora de relaciones institucionales de la publicación SC Actual Smart City. Ocupé puestos de responsabilidad en el Hospital Sant Rafael, Hospital del Mar, Hospital Universitario de Bellvitge y en el Hospital Juan XXIII. En la actualidad ejerzo como farmacéutica comunitaria y además colaboró como consultora independiente en la plataforma Air4Seniors y Seniors España.

Leave a Reply