hello world!
Published: 27 junio, 2019

¿Por qué las infecciones de orina son más frecuentes en verano?

La respuesta es muy sencilla: los hongos y las bacterias crecen y se multiplican en los ambientes húmedos y en verano, cualquier día de playa solemos pasar varias horas con el bañador mojado. Y el sudor, en el día a día, tampoco ayuda.

La mayoría de infecciones de orina o cistitis están causadas por una bacteria llamada E.coli cuyo hábitat natural es el intestino pero que puede llegar hasta la vejiga pasando por la vagina y la uretra. En el caso de la mujer, la anatomía juega un papel decisivo ya que al tener una uretra muy corta y próxima al orificio anal hace que el paso de las bacterias sea muy fácil. Si además le sumamos, el cloro de las piscinas, el bañador mojado, el uso de ropa interior de tejidos poco transpirables y de pantalones muy ajustados… las probabilidades de contraer una infección de orina aumentan.

Las cistitis son tremendamente frecuentes y la mitad de las mujeres las padecen entre 2 y 4 veces al año, especialmente en verano. Además, durante la menopausia, las alteraciones hormonales se relacionan con un mayor riesgo de infecciones de las vías urinarias.

¿Cómo reconocer una infección de orina?

Los síntomas de la cistitis son muy claros:

  • Picazón y escozor al orinar. En algunas ocasiones también dolor.
  • Necesidad de orinar muchas veces.
  • Cambios en la orina: puede ser más espesa, de color turbio y, en algunas ocasiones, con presencia de sangre.
  • Sensación de opresión en la zona baja de la pelvis.
  • Dolor en el abdomen bajo, el vientre.
  • En algunas ocasiones, se acompaña de fiebre, escalofríos, náuseas y vómitos y dolor en la zona lumbar (en los riñones).

¿Qué debes hacer para prevenir las infecciones de orina?

  • Beber al menos dos litros de agua al día para contribuir a que las bacterias se eliminen del aparato urinario con más rapidez.
  • Hacer pipí cada dos o tres horas ya que la orina retenida en la vejiga favorece el crecimiento bacteriano y por tanto, aumentan las probabilidades de que aparezcan las cistitis.
  • No te quedes con el bañador mojado durante horas, especialmente tras el baño en una piscina por el cloro.
  • Mantener una buena higiene íntima. Limpiarse siempre de delante hacia atrás para evitar arrastrar los restos fecales hacia la vagina.
  • Si utilizas tampones, cámbialos con frecuencia ya que al estar en contacto con la uretra además de dificultar la salida de la orina, favorecen las infecciones.
  • Orina después de cada coito.
  • Mejor ducharse que bañarse.
  • Utiliza jabones con PH neutro y limpia la zona íntima con suavidad.
  • Evita el uso de desodorantes para la zona genital, aunque estén específicamente diseñados para ello.

¿Qué hacer si tienes un infección de orina?

  • Igual que cuando hablábamos de prevenir, hay que beber mucha agua para ayudar a eliminar las bacterias y los microorganismos a través de la orina.
  • Uno de los remedios caseros más extendido es zumo de arándanos rojos. Varios estudios científicos han demostrado que es eficaz, pero ten cuidado si tomas warfarina (Aldocumar) un medicamento anticoagulante ya que podría provocarte sangrado.
  • Si los síntomas no se reducen en un par de días o si hay fiebre o dolor en la zona lumbar, escalofríos, náuseas o vómitos, acude al médico, quién te indicará si necesitas tomar antibióticos.

Deja una respuesta

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram