Carrito

¿Qué es y por qué se produce la presbicia?

La presbicia o vista cansada es una disminución de la capacidad de enfoque del ojo que provoca una pérdida de nitidez en la visión cercana.

Su origen se encuentra en modificaciones que sufre el cristalino, una lente natural del ojo que se encuentra entre la córnea y la retina, que tiene la capacidad de acomodación, es decir, de enfocar los objetos en función de la distancia a la que se encuentran. Podría decirse que es como el “zoom” de una cámara fotográfica.

Cuando se es joven, el cristalino del ojo es suave y flexible. Éste cambia su forma fácilmente, lo que le permite enfocar objetos cercanos y lejanos. Después de los 40 años de edad, el cristalino se vuelve más rígido debido a los cambios en sus proteínas, y los músculos que lo rodean pierden su elasticidad. La lente no puede cambiar de forma tan fácilmente como antes y, como consecuencia, actividades como la lectura o ver cosas a corta distancia son más difíciles.

Debido a que casi todas las personas desarrollan presbicia, si otras condiciones como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo existen, dichas condiciones se mezclan. Personas con miopía pueden tener menos problemas con la presbicia.

¿Cuáles son los síntomas de la presbicia?

Algunas señales y síntomas de la presbicia incluyen fatiga visual, visión borrosa de cerca al enfocar la vista sobre objetos o detalles pequeños, dolores de cabeza o sentirse cansado al realizar una actividad que requiera ver de cerca.

Uno de los signos más evidentes de la presbicia es la necesidad de mantener los materiales de lectura a cierta distancia con el fin de enfocarlos correctamente y evitar la sensación de que las letras “bailan” o se ven borrosas. La presbicia motiva que tengamos que alejar los brazos para leer o para ver el teléfono móvil. Cuando no llegan los brazos, ha llegado el momento de ponerse gafas para leer y para ver el ordenador.

La visión de lejos inicialmente se mantiene correcta pero también comienza a flaquear a partir de los 8 o 9 años desde el inicio de la presbicia, salvo que el paciente sea hipermétrope en cuyo caso comienza antes. Los miopes tienen  la ventaja de que este periodo es su época de gloria, ya que con -1d a -3.5 dioptrías a partir de los 45 años pueden leer sin gafas y solo necesitarlas para lejos.

¿Cómo se puede prevenir la presbicia?

Al ser un problema asociado al envejecimiento del ojo, la presbicia no se puede prevenir.

Es importante revisar periódicamente la visión a partir de los 40 años, etapa en la que pueden empezar a aparecer enfermedades oculares relacionadas con la edad.

¿Cómo se diagnostica la presbicia?

Su Optometrista puede diagnosticar la presbicia durante un examen ocular completo. Se determinará su grado de presbicia mediante una prueba estándar de la visión, valorando su Agudeza Visual en visión lejana para empezar y seguidamente con un test de lectura situado, normalmente, a 40 cm.

¿Cuál es el tratamiento de la presbicia?

La corrección óptica para leer o enfocar la vista de cerca. En el caso en que la presbicia vaya combinada con miopía o hipermetropía, será necesaria una doble corrección de lejos y de cerca. Ello se puede realizar mediante el uso de dos pares de gafas distintos o unas gafas progresivas.

Cirugía de facoemulsificación con colocación de lentes intraoculares.

Suele utilizarse cuando va asociada a cataratas y a defectos refractivos como la miopía o la hipermetropía.

La intervención consiste en extraer el cristalino del ojo, por una pequeña herida de 1.5mm

Facoemulsificación con ultrasonidos fríos.  Infinity ALCON. Constellation AMO.-

También llamada cirugía de incisión corta, es la técnica más moderna que existe en la actualidad, es la que utilizamos, con resultados satisfactorios, con todos nuestros pacientes.

La intervención se realiza en 10 minutos, no se precisa  hospitalización y se puede reanudar la actividad normal en pocas horas.

Una vez aplicada la anestesia tópica (gotas) se procede a efectuar la intervención.

Se realiza una incisión de 1.5mm. a través de la cual se introduce una sonda hasta  el cristalino.

Esta sonda, que emite ultrasonidos, fractura el cristalino aspirándola al mismo tiempo.

Seguidamente, para compensar la pérdida de la lente natural del ojo, el cristalino, se introduce en su lugar una lente intraocular plegada a través de la misma incisión o bien inyectada.

Tipos de lentes intraoculares en facoemulsificación:

1.-Multifocales y acomodativas

Son lentes que realizan una función similar a la de las gafas progresivas, ya que permiten ver de cerca y de lejos, pero sin depender de las gafas. Su coste es elevado ya que son hechas a medida.

2.- Lentes trifocales

A diferencia de las anteriores, corrigen también la visión a media distancia permitiendo una correcta visión a cualquier distancia.

3.-Monovisión

En esta técnica se utilizan lentes monofocales en las que un ojo se deja miope y el otro emétrope. De esta forma un ojo ve de lejos y otro de cerca. También se puede efectuar esta técnica con el láser excimer sin tener que sacar el cristalino.

4.-Tóricas

Neutralizan el astigmatismo combinado con miopía o hipermetropía. Al igual que las multifocales son un poco mas caras por ser hechas a medida. Hoy por hoy nos permiten ver de lejos sin gafas pero de cerca hace falta ponérselas salvo que hagamos la monovisión.

5.-Bioptics

Con las lentes multifocales se soluciona la miopía o hipermetropía y con el láser excimer (lasik o prk) se corrige el astigmatismo. Es una técnica doble de tratamiento.

La recuperación visual es inmediata y no ocasiona ni dolor ni molestias.

La cirugía facorefractiva es ideal ya que las complicaciones son mínimas así como los efectos secundarios. Solamente en caso de lentes multifocales hay un periodo de neuroadaptación en la que temporalmente se pueden ver con los focos luminosos halos o distorsiones de la luz.

La cirugía de presbicia con láser excímer

La cirugía lasik corrige defectos refractivos como la miopía, la hipermetropía y astigmatismo; la técnica consiste en generar y levantar un lentículo corneal de unas 100 micras de grosor, aplicar sobre el estroma corneal el tratamiento correctivo con laser y posicionar de nuevo el lentículo en la córnea una vez realizado el tratamiento.

Existen diferentes modalidades para corregir la presbicia mediante cirugía láser. Una de ellas es la monovisión en la que se corrige el ojo dominante para visión lejana y el ojo no dominante para visión cercana, de modo que binocularmente el paciente ve bien en todas las distancias.

Otra modalidad es el Presbilasik donde se genera una córnea multifocal, en concreto el láser Amaris de que disponemos posee el software Presbymax que compensa la presbicia a nivel de córnea mediante la corrección biasférica central de modo que permite tratar la presbicia a pacientes emétropes, miopes, hipermétropes y con astigmatismo. Lo hace induciendo mayor energía en la córnea central, en lugar de inducir aberraciones lo cual favorece una más rápida recuperación en los pacientes.

Como ventajas, destacaríamos de esta técnica la sencillez y la seguridad del acto quirúrgico, junto con su rápida recuperación ya que en menos de 24 horas los pacientes están visualmente recuperados y pueden reincorporarse a su vida laboral.

Esta técnica es recomendable para personas de hasta cincuenta años y con graduaciones bajas. Los resultados no son definitivos si con los años la graduación vuelve a aumentar.

La principal desventaja es que no se elimina el cristalino y, por tanto, el resultado visual no es tan bueno como con otras técnicas y a la larga será necesario operar de cataratas.

Cirugía con implantes intracorneales (Inlays)

La cirugía consiste en crear un lentículo o bolsillo corneal con el láser de femtosegundo e implantar el Inlay. Existen varios tipos de implantes intracorneales. Los implantes pueden ser de tipo refractivo (como una lente intracorneal) como el Raindrop, se trata de un hidrogel de 2mm de diámetro y menos de 30 micras de grosor que genera una córnea profocal. Otro tipo de implante intracorneal es el Acufocus Kamra que es un pequeño disco estenopeico de 3.8mm de diámetro con una abertura central de 1.6mm que induce un aumento en la profundidad de foco permitiendo una buena visión intermedia y cercana sin afectación de la visión lejana.

Entre sus ventajas destacaremos que es un proceso reversible y estable en el tiempo, puede ser una técnica para pacientes emétropes por debajo de los 60 años.

Las principales desventajas serían que puede producir una ligera disminución de la agudeza visual lejana y que precisa de un mayor control postoperatorio y tratamiento con gotas más prolongado para controlar la cicatrización. Por otra parte, además no estamos actuando sobre el cristalino y precisaremos cirugía de catarata en un futuro.

Cirugía con implante de lentes fáquicas multifocales

La cirugía con implante de lentes IPCL consiste en implantar una lente por delante del cristalino, sin eliminarlo. Esta lente es capaz de corregir defectos como la miopía (incluso la alta miopía), el astigmatismo, hipermetropía y por su diseño multifocal también la presbicia, de modo que el paciente una vez intervenido no necesitará gafas. Destacaremos de esta técnica su reversibilidad y que no alteramos ningún tejido ocular en el acto quirúrgico.

Como inconvenientes, el hecho de no eliminar el cristalino hace que con el tiempo se deteriore y sea necesario intervenir de cataratas.

Cirugía de cristalino facorefractivo con implante de lente multifocal

Es una cirugía que consiste en sustituir la estructura disfuncional, el cristalino, por una lente intraocular que posee las características adecuadas para que el paciente no tenga que usar gafas.

Existen varios tipos de lentes intraoculares multifocales:

  • Las lentes trifocales aportan muy buena visión en todas las distancias (foco lejano, cercano e intermedio), el único inconveniente que tienen es que las luces nocturnas pueden molestar aunque a muy corto plazo los pacientes suelen adaptarse a ellas.
  • Las lentes de rango extendido aportan también muy buena visión lejana e intermedia pero la visión cercana no es tan perfecta por lo que pueden precisar de una gafa para leer letra pequeña, en cambio estas lentes no presentan alteraciones con las luces nocturnas.

Todas estas lentes tienen también un modelo tórico que permite tratar astigmatismos elevados. De este modo estas lentes nos permiten corregir todo tipo de defecto refractivo, miopía, astigmatismo, hipermetropía junto con la presbicia.

Dependiendo de las características previas del ojo, en función de la actividad laboral y de las aficiones o hobbies decidiremos implantar un tipo de lente u otro. Sin duda es la técnica más popular y que más procedimientos realizamos, por sus ventajas:

  • técnica muy segura
  • rápida recuperación
  • buen resultado visual
  • resultado perdurable en el tiempo
  • evita la futura intervención de cataratas (ya que la estructura que se afecta, el cristalino ya habrá sido reemplazada por una lente que no se deteriora y, por tanto, no produce catarata ocular).

Como podemos ver las opciones de tratamiento son varias por lo que es preciso realizar una exploración completa y valorar cual es la técnica o procedimiento que mejor se adapta a las necesidades del paciente.

Prof. Dr. Jesús Costa Vila

Prof. Dr. Jesús Costa Vila

Profesor Titular de la Facultad de Medicina de la UB. Presidente Ejecutivo del grupo Admiravision.

Leave a Reply