Carrito

Me incorporé a Telefónica con 25 años, como especialista en Medicina del Trabajo, con la ilusión desarrollar mi vocación de médico.

Durante más de 30 años, he tenido el privilegio de cuidar a mis compañeros. Casi siempre mejorando su salud y la de sus familias, y en pocas y tristes ocasiones, acompañándoles y consolando hasta el final, cuando no había posibilidad de éxito.

Cuando me prejubilé, sentí un gran vacío, pues la mayoría de mis amigos seguían ocupados con sus trabajos y en mi familia, cada uno seguía el ritmo que Madrid y sus obligaciones de estudiantes les exigía. Y aunque mis hijos vivían conmigo, eran muy independientes (como consecuencia de tener unos padres con jornadas laborales muy largas), así que no me necesitaban.

Yo conocía la labor que hacía la Asociación Norte Joven, y pregunté si necesitaban algún voluntario. Empezar a dar clase de Ciencias Naturales en su centro de Villa de Vallecas, me devolvió literalmente, la ilusión por el futuro. El futuro de esos chicos, y mi futuro: seguir desarrollándome como persona, devolviendo una parte de lo mucho que he recibido en la vida y acompañándoles en su crecimiento académico, profesional y personal.

Los ocho alumnos que tuve en el aula en la primavera de 2014, y el equipo de Norte Joven, han sido los responsables de que me enamorase del proyecto que representa la asociación.

Norte Joven lleva 34 años trabajando para conseguir la igualdad de oportunidades de los jóvenes en desventaja, mediante la formación. Recibimos chicas y chicos jóvenes de 16 a 30 años, formándoles en un oficio que les permita desarrollarse plenamente como personas y puedan ser dueños de su futuro. La formación que reciben es gratuita, está orientada al empleo y se les acompaña hasta que lo consiguen.

Es imposible trasmitir la emoción que es estar en un aula con las chicas y los chicos de Norte Joven y acompañarles en su transformación

Cuando llegan a la asociación, vienen de situaciones sociales o familiares muy difíciles y muchos de ellos con trayectoria de fracaso escolar. Y día a día, acompañados por el equipo de profesionales y profesores voluntarios de Norte Joven, los jóvenes aprenden en el taller un oficio, recuperan su autoestima, adquieren las competencias necesarias y muchos de ellos consiguen el titulo de la ESO.

Dadas las dificultades con las que empiezan, además de los profesores y educadores de la asociación, necesitamos profesores voluntarios.

Pues gracias al alto número de voluntarios, se puede personalizar al máximo la formación, llegando en ocasiones  a un “one to one” y conseguir así, el mayor aprovechamiento de los alumnos.

Como profesora voluntaria, estoy muy comprometida, preparando las clases, intentando hacerlas participativas y divertidas y creando un clima de confianza y respeto que facilite que puedan expresar sus preocupaciones.

Para mí ser voluntaria es una experiencia personal muy enriquecedora que te invito a realizar, entre otras cosas para conocer a personas extraordinarias entre los alumnos, profesionales, voluntarios, patrocinadores y socios de Norte Joven.


Gracias a la colaboración de Norte Joven

 

Conchita Martín de Bustamante

Conchita Martín de Bustamante

Concepción Martín de Bustamante es Médico Especialista en Medicina del Trabajo y Técnico Superior en Seguridad, Higiene, Ergonomía y Psicosociología. La mayor parte de su carrera la ha desarrollado en Telefónica, donde se prejubiló como Directora del Servicio Mancomunado de Prevención en 2013.  En la actualidad trabaja como asesora en salud y bienestar. Colabora con la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo, tutorizando a médicos residentes.  Es Presidenta de la Asociación Española de Servicios de Prevención Laboral (AESPLA) y Presidenta de la ONG Asociación Norte Joven.  Ponente habitual en foros y congresos de prevención. Ha colaborado con numerosos artículos con la revista digital “Mass bienestar”.

Leave a Reply