hello world!
Published: 13 mayo, 2019

Tengo juanetes, ¿qué puedo hacer?

Cualquier problema en los pies es incómodo y doloroso puesto que sujetan todo nuestro peso desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Las dolencias más frecuentes son los juanetes, la uña encarnada, las durezas y las callosidades.

Normalmente a partir de los 40 años es frecuente que las mujeres acudan a la consulta del podólogo preocupadas por la desviación que empiezan a percibir en el hueso del dedo gordo del pie. Son los temidos juanetes o Hallux Valgus.

Los juanetes son una deformidad de los huesos que forman el dedo gordo del pie que provoca una prominencia lateral del hueso que ocasiona dolor e inflamación y que, además, resultan inestéticos. Los juanetes suelen aparecer en ambos pies,  aunque no necesariamente presentan el mismo grado de deformación, y afecta principalmente a las mujeres.

¿Por qué aparecen los juanetes?

Las principales causas de la aparición de juanetes son: la forma de pisar; el calzado inadecuado, en concreto, el uso prolongado de tacones  o zapatos demasiado ajustados y puntiagudos durante muchas horas al día;  y la genética. Además, las personas que tienen el dedo gordo excesivamente largo tienen más probabilidades de padecer juanetes.

¿Cuáles son los primeros síntomas de los juanetes?

Hay cuatro síntomas muy claros:

  • Aparición de un pequeño bulto en la base del dedo gordo del pie, por la parte exterior.
  • Inflamación.
  • Dolor.
  • Enrojecimiento.

Si detectas alguno de estos síntomas y tu médico confirma que padeces juanetes, ya no hay vuelta atrás.

¿Qué puedes hacer si tienes juanetes?

A medida que la deformidad aumenta, resulta más complicado encontrar un calzado que se adapte a la nueva forma del pie, el dolor se vuelve habitual y cada vez se tienen más dificultades para caminar. Al no poder caminar bien otras zonas del cuerpo se resienten como por ejemplo las caderas, las rodillas o la espalda.

Por eso es tan importante tomar medidas que ayuden a detener la progresión de los juanetes. Toma nota:

  • Cambia de calzado sí o sí. El tipo de zapato que mejor te puede ir es aquel que no te apriete los dedos y tenga un tacón ancho y de altura media. Evita los zapatos estrechos que oprimen los dedos, los tacones altos y los zapatos completamente planos.
  • Utiliza plantillas o moldes de silicona para corregir la pisada y equilibrar los puntos de apoyo del pie cuando caminas.
  • Existen también un tipo de malla elástica que recoge el dedo del pie evitando el roce con el zapato y limitando la evolución de la deformidad (similar a una muñequera o una rodillera pero para el dedo gordo del pie).
  • Antes de comprar cualquiera de estos productos te recomendamos que consultes con el podólogo.
  • Para reducir el dolor y la inflamación te recetarán antiinflamatorios y la aplicación de frío varias veces al día.
  • Cuando el dolor es intenso hay que recurrir a infiltraciones para disminuir el dolor.
  • Cuando ninguna de las anteriores medidas funciona, el dolor se vuelve insoportable y hay dificultades para caminar, llega el momento de plantearse la cirugía.

¿Qué debes saber sobre la cirugía para eliminar los juanetes?

Pasar por el quirófano es la única solución eficaz para acabar con los juanetes. Primero se hace en un pie y aproximadamente transcurrido un mes, se opera el otro.

Se trata de una intervención de carácter ambulatorio y con anestesia local por lo que no deberás permanecer ingresada en el hospital. En los últimos años la técnica quirúrgica ha evolucionado muchísimo y el postoperatorio, que antes era lo más temido por el dolor, ya no es doloroso. A las pocas horas de la operación saldrás andando por tu propio pie únicamente con un vendaje y un zapato especial.

Deja una respuesta

ESCRÍBENOS AHORA
Buzón de sugerencias
DESCUBRE LA VENTAJA DE SER SENIOR
Registrate
PAGO SEGURO GARANTIZADO
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram