Carrito

Sí, siempre. Aunque no lo notes y no tengas ningún síntoma, la hipertensión pone en peligro tu salud.

La hipertensión es conocida como el asesino silente, lo que significa que a pesar de que la tensión alta no dé síntomas puede provocar enfermedades graves, potencialmente mortales. No queremos alarmarte, pero sí que conozcas la importancia del buen control de la tensión arterial.

La hipertensión arterial es la elevación de forma continua de la presión arterial por encima de los valores que se consideran óptimos, es decir, por encima de 140 mm Hg y 90 mmHg.

La tensión sistólica, conocida como la alta, corresponde a la presión que ejerce la sangre sobre las paredes de los vasos cuando el corazón se contrae. La tensión diastólica, conocida como la baja, es la que se registra cuando el corazón se relaja para volver a llenarse de sangre.

Puede aparecer a cualquier edad, pero a partir de los 40 se vuelve más frecuente. Afecta al 20% de la población entre 40 y 65 años y a  la mitad  de los mayores de 65 años.

El semáforo de la tensión arterial

Zona roja Por encima de 140 mm Hg y 90 mmHg

Zona naranja  Por encima de 130 mm Hg y 80 mmHg

Zona verde Entre 120-129 mm Hg y 80-84 mm Hg

Pero también hay otras situaciones que debemos tener en cuenta:

Hipotensión, cuando las cifras de tensión arterial son bajas, por debajo de 90 mm Hg y 60 mm Hg. Por otro lado, tener elevada una de las cifras o tener una alta y la otra baja también es malo. Ante cualquiera de estas dos situaciones, consulta con tu médico

Si sufrimos alguna otra patología, como por ejemplo la diabetes, es posible que el médico nos haya indicado mantener la tensión por debajo de las cifras que se consideran óptimas para prevenir complicaciones.

¿Cómo tomarse la tensión?

Para hacer una medición correcta de la tensión arterial:

  • Debes permanecer en reposo, preferiblemente sentado cinco minutos.
  • Se recomienda no comer, beber, fumar o hacer ejercicio físico media hora antes de la toma.
  • Siéntate sin cruzar las piernas. Si utilizas un tensiómetro de muñeca, colócatelo y después apoya el brazo a la altura del corazón de manera que el dispositivo quede lo más cerca posible. Si es un tensiómetro de brazo colócate el manguito dos o tres centímetros por encima del codo y apoya cómodamente el brazo sobre la mesa.
  • No te muevas ni hables mientras se registra la tensión.
  • Hazlo siempre a la misma hora del día y anota los resultados.

Se recomienda a las personas diagnosticadas de hipertensión que por comodidad, para no tener que desplazarse a la farmacia, dispongan de un tensiómetro en su domicilio.

Existen diferentes modelos de tensiómetros en el mercado, de muñeca o de brazo, con un funcionamiento muy simple y a unos precios muy asequibles.

Tengo la tensión arterial alta, ¿es peligroso?-2

¿Cómo se trata la hipertensión?

Por supuesto, es importantísimo eliminar la sal de la dieta, tanto la que se añade a los platos como el consumo de alimentos con alto contenido en sal (pan blanco, embutidos curados, productos precocinados, etc.). Pero a veces con la alimentación no es suficiente para lograr un buen control y hay que recurrir a los fármacos antihipertensivos.

Existen distintas familias de medicamentos para tratar la hipertensión y en algunas personas será necesario más de un fármaco para mantener unas cifras óptimas de presión.

Consecuencias de la tensión arterial alta

Padecer hipertensión de forma prolongada afecta a distintos órganos de tu cuerpo, fundamentalmente al corazón, los riñones y el cerebro.

El corazón, porque está sometido a un sobreesfuerzo que puede acabar produciendo insuficiencia cardiaca, angina de pecho o la aparición de arritmias. Además favorece la arteriosclerosis o acumulación de colesterol en las arterias lo que aumenta el riesgo de infarto o de ictus.

Los riñones, tanto a las arterias que les suministran la sangre como a los riñones provocando insuficiencia renal.

El cerebro, por la acumulación de colesterol y grasas en las arterias que con el paso del tiempo se vuelven más rígidas y estrechas por lo que pueden llegar a taponarse provocando un ictus isquémico o accidente vascular cerebral isquémico. La hipertensión también puede causar la rotura de una arteria al nivel del cerebro lo que ocasiona un ictus hemorrágico o hemorragia cerebral.

¿Eres hipertens@?  ¡Toma nota!

  • Tómate la tensión al menos una vez a la semana.
  • Vigila la dieta y evita la sal. Lee bien las etiquetas ya que hay alimentos que imaginaríamos que contienen sal, como por ejemplo la bollería o los dulces.
  • No te olvides de la medicación e intenta tomarla siempre a las mismas horas.
  • Sigue una alimentación sana y practica ejercicio físico para prevenir la aparición de otras enfermedades relacionadas con la hipertensión.
  • Evita el consumo de alcohol y tabaco. Está demostrado que ambos aumenta la presión arterial.
Imma Hernández

Imma Hernández

Soy Licenciada en Periodismo y desde hace 15 años me dedico a la comunicación médica. Durante 9 años y medio estuve como redactora jefe en MedicinaTV.com realizando contenidos escritos y audiovisuales tanto especializados -para profesionales sanitarios- como más divulgativos, para público general. Después, me incorporé como content curator a ClinicPoint, una plataforma online líder en la venta de servicios de medicina privada en España. Y más adelante a la agencia de comunicación Innuo, especializada en salud y nuevas tecnologías, desarrollando estrategias y proyectos de comunicación online. Actualmente trabajo como periodista en la Dirección de Comunicación del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona y colaboro con distintas webs de salud.

Leave a Reply