hello world!
Published: 7 noviembre, 2019

VES AL GINECÓLOGO

¿Cada cuánto tiempo?

Hacerse una revisión ginecológica anual es de vital importancia para controlar el aparato genital femenino y sus posibles alteraciones o enfermedades. Es especialmente recomendable que la primera revisión empiece a partir de la primera relación sexual o des de el momento de la primera menstruación. A partir de los 25 años es recomendable la asiduidad anual.

¿En qué consiste?

La revisión ginecológica consiste en 2 fases: la primera es el cuestionario personal o historia clínica, la segunda, la exploración ginecológica.

1ª FASE:

El cuestionario consiste en preguntas del ginecólogo acerca de:

  • La menstruación (regularidad, cantidad, si hay sangrado entre ciclos etc.)
  • La actividad sexual.
  • El uso de métodos anticonceptivos.
  • Si has estado embarazada.
  • Sufres o has sufrido alguna enfermedad de transmisión sexual.
  • Has notado anomalías en los pechos.
  • En tu familia hay antecedentes de cáncer de mama u ovarios.

2ª FASE:

Además de la elaboración de la historia clínica, incluye las siguientes exploraciones y pruebas:

  • Examen abdominal y pélvico. Consiste en una exploración de la vulva, la vagina, el cérvix, el útero y los ovarios. Tumbada en la camilla y con los pies apoyados en los estribos, el ginecólogo introduce el espéculo que le permitirá observar la vagina y el cuello de útero. En ese momento aprovechará para tomar una muestra de células de la zona de la abertura cervical y del cuello del útero para realizar posteriormente la citología.

 

  • Citología cervical. También conocida como Test de Papanicolau, se utiliza para detectar infecciones vaginales y el cáncer de cuello de útero. La muestra que se ha recogido durante la exploración ginecológica se examina en el laboratorio para localizar posibles células anormales del cuello uterino, que podrían indicar la presencia de un cáncer cervical o bien de lesiones precancerosas. Si el resultado es positivo se solicitarán pruebas complementarias para llegar al diagnóstico final.

 

  • Ecografía vaginal o abdominal. Se trata de una técnica de exploración y visualización de los órganos internos que resulta fundamental para detectar alteraciones en el útero y los ovarios. Si se realiza por vía vaginal, se introduce el transductor (al que previamente se le ha aplicado lubricante) a través de la vagina permitiendo la obtención de imágenes nítidas y de calidad. En cambio, si se realiza por vía abdominal (en caso de chicas que aún no han mantenido relaciones sexuales por primera vez) pero las imágenes no tienen tanta definición.

 

  • Exploración mamaria. Se comprueba que no haya ninguna asimetría llamativa que ha aparecido recientemente; si hay alteraciones en la piel, en la areola o el pezón; si hay secreciones por los pezones o se detecta algún nódulo. La exploración se extiende hasta la zona axilar.

A partir de los 40 años:

A partir de los 40 años, la revisión ginecológica cobra aún mayor importancia para detectar el cáncer de mama de forma precoz. Aparte de la exploración mamaria, es el momento de empezar con las mamografías que deberás hacerte cada 1 o 2 años.

Varios estudios han señalado que en el intervalo de los 40 y los 49 años es muy importante hacerse un control anual, ya que aumentan las posibilidades de detectar precozmente el cáncer de mama.

Deja una respuesta

ESCRÍBENOS AHORA
Buzón de sugerencias
DESCUBRE LA VENTAJA DE SER SENIOR
Registrate
PAGO SEGURO GARANTIZADO
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram