hello world!
Published: 15 enero, 2020

¡Voy a empezar una dieta!

En estas épocas del año es muy común proponerse nuevos desafíos o propósitos de año nuevo. Mentalizarse para lograr este desafío no es tarea fácil. Por ello, vamos a darte varios consejos que te ayudarán a  ponerte en forma y, además, te inspirarán para comer de una manera más saludable.

Ya sea porque quieres perder unos kilos después de las pesadas cenas de navidad, o porque el médico te ha recomendado reducir alguna talla de pantalón o porque has tenido un hijo recientemente, da igual cuál sea el factor, el tema está en que quieres recuperar tu cuerpo, empezando por tener un mejor estado de salud y bienestar.Todas estas razones son más que validas para empezar una dieta.

¿Por dónde empezamos?

Son muchas las personas que cada día deciden ponerse a dieta y también son muchas las que fracasan en el intento o que está cansadas de no ver resultados. Probablemente, se encuentren frente a la pregunta que muchos nos hacemos: ¿cuál es a mejor manera de comer?¿Seguir la pirámide alimenticia, contar calorías, comer cereales integrales o productos sin TAC o hacer una desintoxicación a base de zumos vegetales? Las opciones cada vez son más, y en consecuencia, esto puede generar mayor confusión.

Expertos

Muchos expertos en nutrición opinan que, en lugar de ceñirse a una dieta estricta y prohibitiva, suyo es aprender a comer de una forma saludable. Así, a emás de mantener la figura o de recuperarla, le damos al cuerpo nutrientes necesairios para estar sanos y fuertes.

 

¿Qué es una dieta saludable?

Se trata de ingerir "alimentos reales", principalmente en lugar de aquellos procesados. Es decir, comida que proviene de la tierra, de un árbol, o del mar: carne, pescado, vegetales, frutas, cereales, huevos, frutos secos...

Los nutricionistas también recomiendan hacer deporte de forma habitual, es parte fundamental del éxito para lograr un estado óptimo de salud y bienestar.

Aunque a simple vista resulte una tarea casi imposible, aprender a comer bien y seguir una dieta saludable es un hábito que te reportará únicamente beneficios con los años.

Recomendaciones para motivarte y cambiar:

Prepara tu mente. No todos somos iguales, por eso es importante que te hagas ciertas preguntas antes de comenzar tu nueva dieta saludable. Por ejemplo ¿cuántos kilos quieres perder?¿En cuánto tiempo? Una vez establezcas estos u otros parámetros similares, tendrás una idea más clara de qué quieres lograr y entonces podrás escoger el método que mejor te resulte.

Pequeños cambios dan grandes resultados. En lugar de hacer cambios drásticos, intenta modificar poco a poco tus conductas alimentarias.

Comprométete con el cambio. Si te decides a cambiar tus hábitos alimenticios, hazlo por convicción, no porque te han convencido. Debes ser estricto y cumplir con los propósitos marcados.

Conoce los grupos de alimentos. Es importante que aprendas qué son las proteinas, los carbohidratos y las grasas:

  • Las proteínas: deben ser las protagonistas de tu dieta saludable. Están presentes sobre todo en los alimentos de origen animal como la carne, el pescado, los huevos y la leche. Pero también lo están en alimentos vegetales, como la soja, las legumbres y los cereales, aunque en menor proporción. Su ingesta aporta al organismo 4 kilocalorías por cada gramo de proteína.

 

  • Los carbohidratos: Algunos alimentos que son ricos en carbohidratos simples son las frutas y verduras, la leche y los productos derivados de esta como el queso o el yogur, así como en los azúcares y productos refinados (en los que también se produce el suministro de calorías, pero a diferencia de los anteriores se trata de calorías vacías al carecer de vitaminas, minerales y fibra); entre ellos se encuentran la harina blanca, el azúcar y el arroz. En cuanto a los carbohidratos complejos, se incluyen alimentos como legumbres, verduras ricas en almidón y panes y otros productos que incluyan cereales integrales.

 

  • Las grasas: son esenciales para estar sanos y activos, pero debemos eliminar de nuestra dieta las grasas saturadas. Las grasas saturadas son las que no presentan dobles enlaces, y se encuentran en los alimentos de origen animal, como las carnes, embutidos, o la leche y sus derivados; también están presentes en algunos vegetales, como el aceite de palma y el de coco. Las grasas saturadas son sólidas a temperatura ambiente, y pueden ser visibles (como la que se encuentra en la piel del pollo o alrededor de otras carnes, así como la grasa de la leche), o invisible (contenidas de forma natural dentro de los alimentos o añadida durante su procesado, como en el caso de alimentos preparados, aperitivos y bollería).

Deja una respuesta

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram